Críticas en el mundo evangélico a la ley 'anti-gays' de Uganda
















“Tanto la criminalización de la homosexualidad como la amenaza de retener la ayuda de toda una nación son prácticas injustas que ponen en peligro la vida y amenazan la libertad religiosa”, dice la Alianza Evangélica Mundial.

La Alianza Evangélica Mundial ha hecho público un comunicado en el que se opone a la criminalización de la homosexualidad en Uganda e igualmente condena las represalias tomadas desde Occidente, consistentes en la retirada de ayudas económicas al país africano.

La ley que condena a los homosexuales a levantado fuertes críticas hacia Uganda. Lapenalización de relaciones entre personas del mismo sexo se podría castigar hasta con cadena perpetua, y amenaza con desatar una ola de denuncias y acusaciones hacia cualquier persona “sospechosa” de practicar la homosexualidad.

Tras la promulgación de la ley, el Banco Mundial decidió suspender sus ayudas hacia el país africano, al igual que hicieron Holanda, Dinamarca y Noruega primeramente, y también ha amenazado hacer Estados Unidos.

Aunque en algunos medios se ha difundido la idea de que la ley contaba con el apoyo de los cristianos, son muchos los líderes que han expresado su condena a la misma, entre ellos el primado anglicano Justin Welby o el pastor Rick Warren.

COMUNICADO DE LA ALIANZA EVANGÉLICA MUNDIAL

Pidiendo a los cristianos actuar con “discernimiento y corrección”, la Alianza Evangélica Mundial considera que no es beneficioso establecerse en “estereotipos” de un “cristianismo liberal en Occidente y otro fundamentalista en el sur”, sino que “todos los cristianos se necesitan mutuamente”.

El documento expresa que los evangélicos “están del lado de la vida”. “Creemos y confiamos en Dios, el creador de toda la vida, a Dios que resucitó a su Hijo Jesucristo de entre los muertos y por el cual todos estamos ofreció la vida eterna, Dios, que da vida a la Iglesia con el don del Espíritu”.

Es debido a ello que “condenamos toda práctica o ley que promueva la injusticia o la muerte. También creemos y confiamos en un Dios justo, misericordioso y amoroso, que es Señor de todos, y que nos llama a loss cristianos a ser imitadores de Jesucristo, el Hijo de Dios. Como seguidores de Cristo, estamos llamados a ser un pueblo que muestre misericordia, gracia y amor, y que se esfuerce por la justicia y la paz en este mundo”.

La WEA denuncia “toda discriminación injusta, como la reciente ley en Uganda” e igualmente “la presión injusta y la manipulación por parte de los gobiernos internacionales, como la amenaza de Estados Unidos a Uganda” de quitarles la ayuda económica. “Tanto la criminalización de la homosexualidad como la amenaza de retener la ayuda de toda una nación son prácticas injustas que ponen en peligro la vida y amenazan la libertad religiosa”, advierte la entidad.

Es por ello que se expresa el deseo de “dar testimonio, para restaurar, y para mostrar el amor, la justicia y la misericordia de Cristo a todas las personas. Afirmamos el papel de la Iglesia como la comunidad de fieles de seguidores de Jesús que viven y de los testigos en la multiplicidad de contextos en los que Dios nos ha puesto, a pesar de las amenazas demasiado frecuentes de la persecución o la violencia”.

Además la Alianza Evangélica Mundial ha recordado su firme postura acerca del matrimonio. “Afirmamos que Dios creó el matrimonio como algo único entre un hombre y una mujer, fielmente comprometidos el uno al otro en una relación de por vida y fiel. Además, creemos que Dios debe estar siempre en el centro del matrimonio y de la familia. Por medio del Espíritu aprendemos a amar, a perdonar a los otros, y a vivir juntos como testigos de la Buena Nueva de Jesucristo”.

“Oponerse a la ley de Uganda contra la homosexualidad - reconociendo que tales leyes existen en muchos otros países - no estamos aprobando el comportamiento homosexual”, expresa la Alianza. “También nos oponemos a cualquier amenaza contra el pueblo de Uganda, o de cualquier otro país” que haga entrar en juego “ayudas tales como alimentos o medicinas. Tanto las leyes como las amenazas traen consigo el potencial para la violencia, la injusticia y el abuso, con consecuencias trágicas”.

Finalmente se expresa solidaridad con las personas en Uganda, “oramos por el gobierno y por los que sufren a causa de la injusticia, así como por la Iglesia en Uganda y en todo el mundo, para que busca ser un verdadero testimonio del Evangelio de la Gracia”.

Fuentes: WEA, Europa Press, Protestante Digital
Compartir