El Pozo Superprofundo de Kola (KSDB) o SG-3 es el nombre que recibe un proyecto de prospección científica de la URSS para profundizar en la corteza terrestre. 


Está situado en el óblast de Múrmansk, a 10 kilómetros al oeste de la ciudad de Zapoliarni, en el territorio del Escudo Báltico. Su profundidad es de 12.262 m. A diferencia de otros pozos profundos que se han hecho para buscar petróleo o por exploración, la finalidad del SG-3 fue únicamente la investigación de la litosfera en el lugar donde la discontinuidad de Mohorovičić se acerca a la superficie de la Tierra. 
La perforación comenzó el 24 de mayo de 1970, en la península de Kola, usando perforadoras Uralmash-4E y, posteriormente, Uralmash-15000. Se abrieron varios pozos partiendo de la rama central. El más profundo, el SG-3, se completó en 1989, creando un pozo de 12.262 m de profundidad,1 el más profundo de los perforados hasta ahora. 

LA HISTORIA DE LAS VOCES DEL INFIERNO: 


Este artículo se ha traducido del periódico finlandés llamado “Ammennusatia.” 

Un grupo de geólogos, al taladrar un agujero de 14.4 kilómetros de profundidad para llegar al núcleo de la tierra, dijeron haber escuchado gritos humanos. 

Los gritos que oyeron debieron de haber sido de las almas condenadas que se encuentran en el centro de la tierra. Aterrorizados los científicos, temieron haber desatado los poderes malignos del infierno hacia la superficie de la tierra. 

“La información que estamos recolectando es muy sorprendente, que estamos sinceramente temerosos de lo que podamos encontrar allá abajo;” menciono el Dr. Azzacov, gerente del proyecto en la remota Siberia. 

La segunda sorpresa fue la alta temperatura que ellos descubrieron en el centro de la tierra. Según cálculos, se indico que la temperatura alcanzaba hasta los 1,000 grados centígrados, dijo también el dr. Azzacov. 

Esto es más de lo que nosotros esperábamos. Parece más como un infierno en llamas que se encuentra en el centro de la tierra. El último descubrimiento fue sin embargo lo que conmociono nuestros oídos, tanto así que los científicos tuvieron miedo de continuar con el proyecto. “Tratamos de escuchar los movimientos a cierto intervalo con unos micrófonos ultrasensitivos, los cuales dejamos entrar en el agujero. Lo que escuchamos, convirtió nuestra lógica científica en ruinas. Eran, en momentos, unos sonidos débiles, pero a la vez, altos en frecuencia, los cuales pensamos que venían de nuestro propio equipo, explico el dr Azzacov. 

Pero después de algunos ajustes, comprendimos que en verdad el sonido venia del interior de la tierra. 

Pozo de Kola

Apenas podíamos creer lo que nuestros oídos escuchaban. Escuchamos voces humanas, gritando con gran dolor. A pesar de que una voz era perceptible, pudimos escuchar miles, tal vez millones de almas gritando en sufrimiento . 

Después de este impactante descubrimiento, la mitad de los científicos renunciaron al proyecto por el temor. Esperamos que lo que este allá abajo, allá se quede, añadió el Dr. Azzacov. 

Pero lo que en realidad acabo por conmocionar a estos rusos, además de las voces grabadas, fue la aparición en esa misma noche, de un gas luminoso que se disparo desde el centro de la tierra, en medio de una columna de humo incandescente. Del agujero que se habia hecho, emergió un ser con alas como de murcielago, quien grito en idioma ruso: “Yo he vencido,” para después volar hacia el oscuro cielo de Siberia. 

El incidente fue totalmente irreal; los rusos gritaron con espanto; dijo el Sr. Nummedal. Mas tarde, esa noche, el miro un grupo de ambulancias circulando en la comunidad. Un conductor que el conocía, le dijo que se les había ordenado que se sedaran a todos los que estuvieron presentes con un medicamento para borrar su memoria de corto plazo. Los rusos utilizan esta droga para tratar a las victimas que han sufrido un shock 

El Dr. Azzacov, señaló: “Como comunista, no creo en el cielo ni en la Biblia, pero como cientifico, ahora creo en el infierno,” Es innecesario decir que fue algo impactante al haber hecho este descubrimiento. Pero sabemos lo que vimos y lo que escuchamos. Y ahora estamos convencidos que taladramos ¡las puertas del infierno! . 

El Dr. Azzacov continuo diciendo,”…el taladro repentinamente empezó a dar vueltas descabelladamente indicando que habíamos alcanzado una gran caverna. Los sensores de la temperatura mostraron un dramático incremento. 


“Bajamos un micrófono, diseñado para detectar los sonidos de las placas en movimiento. Pero en lugar de escuchar las placas en movimiento escuchamos voces humanas gritando de dolor! 

www.actualidadcristiana.net
Compartir