INFORME ESPECIAL - ACTUALIDAD CRISTIANA


La fiesta de Navidad, nos recuerda el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, aquel que dió su vida en sacrificio por toda la humanidad, ofreciendo la salvación en forma gratuita. El espíritu navideño envuelve el ambiente, aún cuando los que celebren se consideren "ateos", la preeminencia de Cristo imparte un toque especial de su presencia.

En esta celebración cuestionada por cierto en cuanto a su fecha, en la que aún algunos cristianos optan por no celebrar, debido a que a ciencia cierta se cree "imposible" que Cristo naciera un 25 de Diciembre, aparece un personaje simpático y bonachón, el viejo y afamado "Papá Noel".

La tradición de Papá Noel, tiene origen profundamente católicos, es decir que el personaje en cuestión no tiene en realidad ni arte ni parte con la verdadera celebración, que es la del nacimiento de Jesucristo.

Papá Noel: la historia de un "Santo católico" y el nacimiento de una leyenda

Su nombre real fue Nicolás de Bari, nacido en Patara en el Siglo IV, en una ciudad en donde hoy se encuentra Turquía. La leyenda católica dice que el hombre quedó huérfano desde muy joven convirtiéndose así en el heredero de una gran fortuna. A sus 19 años, Nicolás donó  todas sus riquezas a los más necesitados y decidió dedicarse al sacerdocio.

Entre los nombres con los que se conoce a Papá Noel también está el de  Santa Claus, el Viejo Pascuero o San Nicolás. 

El hombre fue declarado obispo. Posteriormente, se convertiría en Santo patrono de Turquía, Grecia y Rusia. Desde el Siglo VI se empezaron a construir templos en su honor y en 1087, sus restos fueron llevados a Bari, Italia.

Como la muerte de San Nicolás transcurrió un 6 de diciembre del año 345, se lo eligió como el santo ideal para la fecha de Navidad, y comenzaron a surgir mitos y leyendas en las que se lo encontraba repartiendo regalos y golosinas a los niños en los días previos a la celebración.


Entonces, la historia que da a conocer el catolicismo está bien clara, se trata de un "Santo Católico", el que fue venerado como acostumbra a hacerlo la Iglesia Romana.

Ahora usted sabe que detrás del "Viejito Bonachón", es probable que se encuentre un Ídolo, que está tratando de opacar la imagen del verdadero homenajeado, nuestro Señor Jesús, el cual es la verdadera luz para la humanidad.


Actualidad Cristiana
Compartir