El testimonio de Samuel Velázquez, un hombre que luego de sufrir con la enfermedad terminal del virus del SIDA (VIH), y viviendo por años una vida como homosexual, fue dado por muerto y arrojado en una morgue, pero el poder de Dios cambió la historia de este hombre y fue levantado y restaurado por completo.

En los últimos días antes de ser abandonado como un muerto, su madre convertida al señor quién fuera prostituta en su vieja vida, llamó a su Pastor y estos convocaron a un ayuno y oración en la iglesia. Dios respondió al clamor y levantó de entre los muertos a Samuel y lo sanó por completo de una enfermedad que para la ciencia es incurable. Hoy Samuel es un predicador de la palabra, y recorre el mundo contando su testimonio y bendiciendo a miles de personas.

Véa este este video y compártalo a otros, este es el poder de Dios que no se ha terminado, que no ha cambiado y que como en los días en que Jesucristo estuvo en la tierra haciendo milagros, hoy también los sigue haciendo.



Mateo 4:23-25Nueva Versión Internacional (NVI)

Jesús sana a los enfermos
23 Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y dolencia entre la gente. 24 Su fama se extendió por toda Siria, y le llevaban todos los que padecían de diversas enfermedades, los que sufrían de dolores graves, los endemoniados, los epilépticos y los paralíticos, y él los sanaba. 25 Lo seguían grandes multitudes de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y de la región al otro lado del Jordán.

Actualidad Cristiana
Compartir