Habla de cinco calamidades que vendrían sobre el mundo:

1) Un desastre económico que afectará a todo el mundo.

Los economistas del mundo no pueden explicar lo que está sucediendo. Las grandes corporaciones están en serias situaciones, es bien conocido que vendrá un colapso, se quiebra el mundo.

2) La naturaleza de los dolores de parto.

Una crisis que involucra a la naturaleza. Señales y milagros inexplicables y cambios en el hombre. El mundo tendrá desastres más frecuentes. Vi los terremotos en los Estados Unidos. Hambre en el mundo, el suministro mundial de alimentos agotado, causando la muerte de miles de personas.

3) El bautismo de suciedad en los EE.UU.

Los programas de televisión son la peor especie. Los puestos de revistas están saturados con las revistas sucias. La educación sexual en las escuelas se reactivará con películas que muestran los detalles del acto conyugal

4) La cuarta cosa es la rebelión en el hogar.

El número de problemas en el mundo con respecto a la juventud es el odio que se alimentan de los padres.

5) La quinta cosa que es una ola de persecución en un grado que la humanidad nunca haya experimentado.

Aparece en un momento en que la libertad de religión parece haber llegado a su punto máximo. Se extenderá por los Estados Unidos, Canadá, y se acabará el mundo como una especie de locura.

Veo que se acerca el momento en que la mayoría de los proyectos misioneros de radio y televisión, las sociedades misioneras, son tan severamente castigadas y controladas por las agencias gubernamentales que se mantendrá el miedo en sus actividades.

Wilkerson termina su relato con la siguiente exhortación:

Muchos quieren seguir sentados delante de un televisor, a algunos cultos van cantando de alegría cuando las cosas les salen bien. Mas, oh amados, es el momento de reconocer que el fin del mundo está cerca.

Este es el tiempo durante el cual usted ha oído predicar. Muchos están haciendo oídos sordos para no saber lo que está pasando. Amados, Jesús está por venir. Jesucristo viene, y está poniendo su casa en orden.

Actualidad Cristiana
Compartir