26/03/15 - La hipótesis menos creíble parece ser la real, luego de que la fiscalía de Marsella indicó que fue el copiloto del Airbus 320, Andreas Lubitz de 28 años, quién provocó el descenso del avión de Germanwings que produjera la muerte de 150 personas. Según el responsable de la investigación, fue el copiloto alemán quién tuvo la voluntad de "destruir la nave", descartando así cualquier especulación de un atentado terrorista.

Según las escuchas recogidas tras el chequeo de la caja negra, Lubitz habría quedado solo en la cabina de mando y trabado además la puerta de ingreso. Fue el comandante el que desesperadamente intentó a patadas abrir la puerta blindada, lógicamente sin tener éxito. 

A los minutos de quedarse solo, el copiloto accionó el conocido "fly monitory sistem", es un mecanismo que controla el vuelo haciéndolo descender al aparato inmediatamente.

La fiscalía dijo además que "las víctimas no pudieron percatarse de lo que ocurría, salvo en el último tramo", algo comprensible porque "los gritos empiezan en el ultimo momento".

Actualidad Cristiana
Compartir