22/06/15 - El joven Stephen Curry de 27 años, hizo profundas declaraciones en un evento deportivo, con motivo de recibir el premio al jugador más valioso de la temporada de la liga de básket más importante del mundo, la NBA. 

El jugador del equipo Golden State Warriors, se consagró campeón con su equipo en la reciente competencia, tras vencer en un sexto juego a los Cleveland Cavaliers y siendo una de las figuras del plantel durante todo el torneo, lo que hizo que sea merecedor de un reconocimiento llamado el MVP (Most Valuable Player). 

En la ceremonia de entrega de premios, el base de los Warriors dijo ante los presentes y medios de comunicación: “Antes que nada y en primer lugar quiero dar las gracias a mi Señor y salvador Jesucristo, por bendecirme con las aptitudes para jugar al baloncesto, por darme una familia que me apoya cada día. Soy un humilde servidor de Dios y no sabría cómo explicar cuán importante es mi fe en quién soy y cómo juego este deporte”.



El jugador de baloncesto quedó primero en la votación por delante de James Harden, y del destacadísimo Lebron James, considerado el sucesor de Michael Jordan.

Su discurso causó gran emoción, en el que además de agradecer a Dios, también reconoció a su esposa y a su padre, quién también jugó en la NBA.

Curry reveló el significado del golpe en su pecho que hace constantemente durante los juegos, “Golpeo mi pecho y apunto al cielo, simboliza que tengo un corazón para Dios. Lo hago cada vez que salto a la pista, así recuerdo para quién juego”,“La gente debe saber a quién represento y por qué soy como soy, soy así gracias a mi Señor y salvador”.

Con una fe abierta, una de las estrellas de la NBA ha colocado un versículo bíblico en su propia línea deportiva diseñada por una famosa marca deportiva, la inscripción dice Filipenses 4:13: “Todo lo puedo en Cristo, que me fortalece”.

Actualidad Cristiana
Compartir