Rusia Today - La policía rusa finalmente detuvo al jefe de una secta radical acusado de azotar y torturar a sus seguidores, en su mayoría mujeres. Las autoridades encontraron el equivalente de $ 4 millones de dólares escondidos en sus siete apartamentos en Moscú.


Andrey Popov, de 38 años, es famoso en Rusia por sus declaraciones. "Yo soy el Dios que creó a Cristo. He hecho ocho veces más de lo que Cristo ha hecho", suele decir. Él tiene varias "identidades". Repetidamente afirmó ser la reencarnación de Jesucristo, también la encarnación del Arcángel Gabriel. Suele utilizar además el nombre "Dios Kuzya".

Debido a las leyes de libertad religiosa del país, la policía encontró dificultades para arrestarlo a pesar de las quejas. Los testigos dijeron que en una reunión con sus seguidores, golpeó 300 veces a una persona, mientras a otro unas 100 veces en el rostro. El castigo sería porque desobedecieron, la comunicación con el mundo exterior, la toma de medicamentos o contactarse con los parientes.

Antiguos miembros que han abandonado el culto hicieron las denuncias que dieron lugar a la acción policial. Popov celebró una especie de harén con varias esposas. Él también estaba obsesionado con el dinero. Todos los que se unieron a la secta se vieron obligados a regalar todas sus "posesiones" a Popov.

Según algunos informes, llenó una bañera con billetes para "bañarse". Era dueño de varias casas en su nombre que una vez fueron de sus seguidores. No hay fecha fijada para el juicio todavía.

La Iglesia ortodoxa rusa acusa a Popov de ofrecer realizar diversos servicios religiosos y cobrar por ellos, para luego desaparecer con el dinero.

Actualidad Cristiana
Compartir