01/09/15 - El Papa Francisco autorizó a sacerdotes a que absuelvan a quiénes han practicado el pecado del aborto y estén arrepentidos de corazón. Este acto de "misericordia" podrá ser otorgado por un período de un año, será durante el tradicional Jubileo de la Misericordia que inicia el 8 de diciembre y finaliza el 20 de noviembre de 2016.

Así se lee en una carta que firma el líder religioso, la cuál fue enviada al presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, encargado de organizar el Año Santo extraordinario Católico.

Es sabido por todos que la religión Católica canaliza los pecados de sus fieles a través de un servicio llamado "confesión", en la que una persona le cuenta sus pecados al sacerdote, para que este se los "perdone", muy distinto a la práctica de los cristianos llamados "evangélicos" o "protestantes", que solo piden perdón al único que puede perdonar, es decir a Dios mismo.


El beneficio que estaría otorgando Francisco a sus seguidores ya ha causado un sin número de preguntas en el común de la gente, preguntas como ¿y antes y después del Jubileo no se perdona el pecado?, ¿quién es el Papa para dar semejante orden?, ¿acaso no es solo Dios a través de la sangre de Jesucristo quién perdona pecados?.

Según la doctrina católica, este pecado solo puede ser perdonado por el Papa o por los obispos, pero la Biblia en ninguna parte enseña el concepto de la confesión de pecados a un sacerdote para obtener el perdón, ni tampoco que alguna persona en especial pudiera hacer un trabajo que solo le corresponde a Dios quién es el único que conoce lo que hay en el corazón del hombre.

El Cardenal Valasio de Paolis, aclaró que el “aborto sigue siendo un pecado y el Papa no ha decidido derogarlo” y ha señalado que “es normal que con motivo del Jubileo, la ICAR levante todos los obstáculos para permitir la absolución de pecados tan graves como el aborto”.

Actualidad Cristiana
Compartir