Fotografías crédito Dmitry Gorn

03/09/15 - Una misteriosa ciudad fue encontrada por un equipo de investigados rusos, bajo las aguas de un gran lago de Kiguistán en Asia Central a una profundidad de 23 metros, en la que se cree que pudo haber sido sepultado uno de los doce apóstoles de Jesucristo, San Mateo.


El lago Issyk-Kul fue estudiado por expertos científicos de la Universidad Estatal de Tomsk, en el mismo se encontraron unos 200 elementos que tendrían una antigüedad aproximada de 2.500 años, los que pertenecerían a los "Saka", una ya desparecida cultura, así lo informó el diario "The Siberian Times".


Un pedazo de una vasija de cerámica grande que se encuentra en el lago tiene un sello en él escrito en las escrituras armenios y sirios, que de confirmarse, reivindica la teoría de que un monasterio armenio estuvo situado allí en la época medieval.



Una versión interesante es que este lago remoto fue el último lugar de descanso del evangelista San Mateo, uno de los 12 discípulos de Jesús, y el hallazgo podría apoyar la teoría de que un monasterio armenio una vez existió aquí, lugar en que el cuerpo del Apóstol fue supuestamente sepultado.


Dmitry Gorn, director de Tomsk buceo Club SKAT TSU ', que dirigió el equipo de buceo, dijo que el fragmento de olla inscrito es "verdaderamente único". "Los expertos están ahora trabajando en la identificación de los escritos sobre los sellos, pero se supone que debe ser la escritura de Armenia y Siria", dijo.

Si eso resulta ser correcto, será una prueba más de que había un monasterio armenio en Issyk-Kul en el siglo 14, donde, según los registros  históricos, se guardaron las reliquias de San Mateo.

Actualidad Cristiana
Compartir