04/09/15 - El historiador Miguel Antonio Fiol de la Universidad deWisconsin Madison, ha observado que el día 3 de abril del año 33, fecha en que Jesucristo murió en la cruz para luego resucitar al tercer día, los planetas formaron la imagen del Mesías crucificado.

Saturno, Urano, Júpiter, la Tierra y Venus, se alinearon de una forma coincidente con la posición en la que Cristo fue crucificado.

Fiol señaló en un comunicado que son muchos los estudios que indican con precisión la fecha en la que murió Jesús. La Biblia, los calendarios, las condiciones astronómicas hasta incluso la geología, afirma el historiador.

Una ilustración publicada muestra la posición de los planetas en esa fecha aproximada de hace 2.000 años, en que se observa que los anillos de Saturno en la parte superior de la composición planetaria tienen el aspecto de un halo o de una corona de espinas colocada sobre la cabeza de Jesús. Urano y Júpiter parecen representar las manos, mientras que la Tierra y Venus forman los pies.


"Incluso a primera vista, yo sabía que se parecía a la crucifixión", agregó Fiol. "Pero me tomé tiempo para descubrir todos los paralelismos posibles".

La ilustración fue conocida a través de Newswire cristiano, en la que se puede divisar  la figura de Jesús con la cabeza, las manos hacia fuera y las piernas juntas en precisión de posicionamiento, rotación y en una escala galáctica.

Además, los anillos de Saturno tienen sorprendente parecido con la corona de espinas colocada sobre la cabeza de Cristo en el momento de su muerte. En particular, las dos manos "," Urano y Júpiter, giro en sentido contrario al igual que los dos "pies", representados de lado a lado a los planetas Tierra y Venus.

"Esos planetas giran como opuestos o espejos, al igual que la mano izquierda y la derecha y los pies", dijo Miguel Antonio Fiol, el investigador que hizo el descubrimiento.

El comunicado de prensa señala que la fecha de la alineación también es extraño, ya que es el día comúnmente visto como el de la crucifixión de Jesús el 3 de abril del año 33 DC.

El investigador también destacó que estos resultados son altamente inusuales, como la alineación parece haber ocurrido sólo seis veces entre el año 0 y 2000 dC, lo que equivale a una vez cada 333 años.

"Es difícil ponerlo en la categoría coincidencia" mencionó el Sr. Fiol, "Esta alineación únicamente ocurrió sólo durante un mes en el 33 dC y luego no volvió a pasar durante 600 años. Tan raro es que los modelos que me muestran que no volverá a suceder a partir de ahora hasta alrededor del año 2900."

Sr. Fiol, quien al parecer pasó años investigando figuras históricas, obras y símbolos para encontrar patrones y significados subyacentes, dice que sus resultados son verificables pero reconoce que otros pueden no interpretarlos de la misma manera.

"La gente va a ver lo que quieren ver, aunque creo que la coincidencia es un argumento difícil", dijo. 

Actualidad Cristiana
Compartir