30/09/15 - Esta es la triste historia de Billy Harrell Jr., un hombre que conocía el evangelio de Cristo, el cuál tuvo un golpe de fortuna cuando sacó el gran premio de la lotería.

Billy era un hombre religioso que asistía a la iglesia Calvary Tabernacle Pentecostal. Trabajaba en una tienda de Home Depot mientras luchaba día a día para mantener a su esposa y sus tres hijos. Se decía a si mismo que las cosas mejorarían. Y así fue, que en 1997 Billy se gano 31 millones de dólares en la Lotería de Texas.

Pero lamentablemente ganar la lotería no fue la solución que el hombre esperaba, a pesar de tratar de compartir su fortuna obtenida a través de los juegos de azar.

Cuando Billy ganó el premio mayor de $ 31 millones en la Lotería de Texas, en junio de 1997, fue muy generoso, esa era su naturaleza. El hombre dio miles de dólares a sus familiares, amigos y sobre todo a su iglesia. Como todo ganador de la lotería se compró un par de cosas, como una casa y algunos automóviles, pero terminó prestando una gran cantidad de su dinero a supuestos amigos y familiares que vinieron de la nada tras enterarse de su nueva fortuna.

Él siempre estaba ahí para ayudar a los miembros de su congregación cuando lo necesitaban. Pero su generosidad se convirtió en una maldición. Su generosidad iba en espiral y fuera de control. Llegando al punto en que estaba causando tensión en su matrimonio y por consecuencia vino el divorcio.


Pasaron 20 meses después de haber ganado la lotería, ya luego de haber perdido su familia y su dinero, tomó una decisión apresurada, busco una escopeta que tenía guardada y se pegó un escopetazo en el pecho. 

Lamentablemente ganarse la lotería terminó siendo todo lo contrario para Billy, le costó su propia vida.

1 Timoteo 6:9 Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. 10 Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.


Actualidad Cristiana
Compartir