02/11/15 - Christian Today - UGANDA - Le  advirtieron que dejara de predicar el evangelio, pero nada detuvo su amor por Jesús y su Palabra. Entonces una turba de musulmanes fue a su casa y al no  encontrarlo asesinaron a su esposa.

George Mwanika, no estaba en casa cuando la enfurecida multitud vino a buscarlo. Mamwikomba Mwanika, su esposa y madre de sus ocho hijos, abrió la puerta y los musulmanes exigieron ver a su marido, diciendo: “Tu marido ha seguido la religión de su hermano, y ya le habíamos advertido que lo dejara, pero no ha hecho caso”. Su hermano fue asesinado por predicar el evangelio.

La mujer cristiana fue sacada de su casa en la aldea de Kalampete en el distrito de Kibuku. Su hija de 13 años declaró “La turba  arrastró a nuestra madre fuera de la casa mientras ella gritaba y gritaba por ayuda." Ella fue encontrada más tarde en un charco de sangre a unos 100 metros de su casa por su marido y sus vecinos. Ella todavía estaba vivo cuando la encontraron, pero murió en el camino al hospital.

"Sé que los atacantes estaban buscándome", dijo George Mwanika tras el incidente. "Estamos buscando la protección de Dios y Su paz. Que Dios me dé el valor para continuar compartiendo el amor de Cristo a los que se pierden, como Jesús dijo que debemos amar a nuestros enemigos”.

George ha decidido seguir adelante y afrontar sus dificultades con la ayuda del Señor. Sabemos que “Todas las cosas ayudan a bien a los que aman al Señor”. Ro 8.28.

Uganda es un país con mayor población cristiana, sin embargo, algunas regiones están dominadas por los musulmanes radicales, donde la persecución cada vez más se va incrementando.
Compartir