30/11/15 - El fin de semana pasado, la Iglesia de Inglaterra tenía previsto lanzar en los cines, un vídeo especial con el que se busca alentar a las personas a dedicarse más a la oración, el cuál se esperaba mostrar en los cines durante toda la época navideña. 

A pesar de las nobles intenciones, el vídeo de alrededor de 1 minuto de duración, fue censurado por la agencia comercial, quién alega que su contenido religioso podría ser ofensivo para algunos de los espectadores. 

Este caso de censura, tomó conocimiento público rápidamente, y provocó la crítica de muchas personas. Esto desencadenó que se realizara una enorme campaña para que el vídeo sea difundido a través de las redes sociales, llegando la semana pasada el sitio web www.justpray.uk a recibir 2.654.000 oraciones.

En la sección de “oración en vivo” se comparten todas las peticiones enviadas a través de las redes sociales con el hashtag #justpray. Mientras en Youtube, el vídeo ha sido visto más de 380.000 veces. 

El anuncio incluye orando a levantadores de pesas, un oficial de policía, un viajero, refugiados en un centro de apoyo, los niños de la escuela, un doliente en una tumba, un aficionado al festival y el arzobispo de Canterbury.

Actualidad Cristiana
Compartir