13/11/15 - SBU - Muy temprano todos los domingos por la mañana, Simei Tong sale de su pequeña casa en las montañas de la provincia rural de Hunan, China. 

Ella camina durante dos horas por caminos estrechos y serpenteantes, y por calles de aldeas, hasta llegar al hogar de su amiga ciega, Zhou Maoying. Tomándola de su brazo, ella la guía cuidadosamente mientras caminan durante otra hora.

Cuando llegan a la aldea de Luo Shui donde está ubicada su pequeña iglesia, tienen todavía un obstáculo más que superar: deben cruzar un riachuelo haciendo equilibrio sobre unas piedras para pasar al otro lado. 

La amiga de ambas Yang Jinying, a quien también le toma dos horas llegar a la iglesia, recientemente se deslizó y fracturó su brazo al cruzar el riachuelo.

En China, el actual presidente Xi Jinping, es conocido por su creencia "atea", y según lo constata la organización Aid China, es muy hostil hacia todos los que se oponen a su forma de pensamiento.

Existe en el país una campaña de demolición de iglesias cristianas en todo el territorio, manteniendo como argumento que deben "eliminar toda construcción ilegal".

A pesar del duro hostigamiento hacia los creyentes, se estima que para el año 2030 China será la nación con más cristianos en todo el mundo, realmente sorprendiendo esto al mundo entero. Hoy son 100 millones de Chinos los que profesan su fe en Cristo.

Actualidad Cristiana
Compartir