23/11/15 - La agencia iraní de noticias "Fars", informó que Irán lanzó un llamativo ejercicio militar en su país, el mismo fue realizado alrededor de una réplica de plástico de la mezquita Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca de Jerusalén, la que instalaron en la cima de una colina.

Miles de soldados han hecho un ejercicio de guerra denominado "Hacia la Ciudad Santa." Es evidente que la situación es un entrenamiento para la toma de Jerusalén. Más específicamente, el Monte del Templo, que está justo en el centro de la capital del estado judío, destaca el Jerusalem Post.

Según Fars, en los ejercicios participaron más de 120 batallones de Nirouye Moqavemate Basij (Fuerza de Resistencia y Movilización, en traducción libre). El "Basij" es una milicia paramilitar de voluntarios fundada por el difunto ayatolá Jomeini en 1979. Se trata de un grupo que opera en paralelo al ejército iraní como una fuerza auxiliar del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, lo que prueba su motivación religiosa.

Durante el entrenamiento, aviones de combate bombardearon objetivos, mientras docenas de escuadrones armados representaban el ejército israelí que rodea a la réplica del templo musulmán.

Irán dice que tiene "asesores militares" y "voluntarios" en Siria, pero niega que sean parte de su ejército. La mayoría son soldados de la milicia Basij, están luchando junto a las tropas del gobierno sirio en las operaciones contra las zonas controladas por los grupos extremistas como el Estado Islámico. Comparten el mismo frente que reúne a Hezbollah (radicales Líbano) y Rusia.

Esto parece ser sólo un paso más en la serie de decisiones que el gobierno iraní ha estado haciendo en relación con un ataque contra Israel pronto. En agosto, un video producido por una organización extremista iraní, mostró la unión de los ejércitos de Irán y grupos terroristas como Hamas y Hezbollah, que se preparan para marchar hacia Jerusalén.

A mediados de 2015, después del acuerdo nuclear con las grandes potencias, el ayatolá Ali Jamenei emitió un libro llamando a la destrucción de Israel,  en donde esgrime que la solución para la región es un solo estado (Palestina). El líder supremo iraní defiende ser "práctico y lógico", y que Israel vuelva a la dominación musulmana.

Sostiene que su plan promovería "la hegemonía de Irán", y la eliminación de la "hegemonía de Occidente" en el Medio Oriente. Con información de Jerusalem Post.

ActualidadCristiana.net
Compartir