03/11/15 - Una rara enfermedad comúnmente llamada como la enfermedad "Zombie", hace que la gente piense que está muerta. Las personas que la sufren, creen que sus órganos vitales internos se han paralizado, imaginando que todo su cuerpo se encuentra en un estado de putrefacción.

The Washington Post, publicó el caso de Esmé Weijun Wang, un escritor, quién para el 5 de noviembre de 2013 llegó a la sorprendente conclusión de que estaba muerto.

El hombre dijo haber comenzado a sentirse débil y despistado desde hace una semanas antes, pero a tal extremo que sintió que su sentido de la realidad fue cambiando completamente. El había comenzado a perder su control sobre quién era y en el mundo en el que vivía. Desesperado y para defenderse de lo que parecían ser los primeros signos de psicosis, Wang fue a una organización de exámen de conciencia, leyó un libro de autoayuda que se suponía iba a ayudar a las personas a descubrir sus creencias y deseos básicos, así que reorganizó su espacio de trabajo y se encontró cuestionando su papel como escritor.

En un primer momento, este hombre pensó que tenía una intoxicación alimentaria, pero resultó ser algo mucho peor.

Entonces, una mañana, Wang despertó a su mujer antes de la salida del sol con una increíble capacidad de asombro y lágrimas de alegría al decirle todo tenía sentido para el ahora: El había muerto en realidad un mes antes, aunque en ese momento se le había dicho que simplemente se desmayó (durante un vuelo a casa a San Francisco de Londres, Wang se había desplazado dentro y fuera de la conciencia durante cuatro horas, después los médicos fueron incapaces de encontrar una causa para este episodio).

"Yo estaba convencido de que había muerto en ese vuelo, y que estaba en la otra vida, y no me había dado cuenta hasta ese momento" dijo Wang, ahora de 32 años, quién estaba seguro de que su mujer y su perro Daphne estaban muertos también.

Ésta extraña enfermedad es conocida científicamente como "el síndrome de Cotard", del que ya se conocen un montón de historias de personas que caminan por las calles como si fuesen un cadáver, y viven la vida como un zombi. 

Los médicos que trataron esta condición, dicen que el síndrome de Cotard es una enfermedad real, con pacientes creyendo que están muertos y, al igual que Wang, se sienten muy deprimidos, ansiosos y con tendencias suicidas.

Actualidad Cristiana
Compartir