02/11/15 - El pastor y cantante Barry Grayhorn, quién se desempeñaba voluntariamente en una capilla dentro de la prisión de HM Littlehey en Cambridgeshire, Inglaterra, desde el año 2011, en ​​la que también había trabajado como jardinero cobrando por el servicio, afirma que fue castigado por compartir públicamente versículos de la Biblia que se oponen a la homosexualidad, y que se vio obligado a dimitir como consecuencia de un ambiente de trabajo incómodo que le siguió a sus dichos, informó Christian Today.

Grayhorn, de 51 años, admite que él se vio obligado esencialmente a abandonar su trabajo de jardinería, después de compartir versículos de la Biblia acerca de la ética cristiana, situación que lo llevó a ser acusado de homofóbico por parte del personal de la prisión. 

Ahora, él está desafiando al sistema penitenciario en un tribunal laboral, para pedir una compensación luego de haber sido expulsado de su trabajo.

"Hablé de la palabra de Dios, diciendo: la homosexualidad es un pecado ... tanto como otros pecados como el adulterio," Grayhorn dijo el Centro Jurídico Cristiano. "Y al servicio penitenciario no le gustó."

Actualidad Cristiana
Compartir