foto ADF

17/11/15 - SUECIA - El Tribunal del distrito de Jönköping, dictaminó este jueves pasado, en contra de la partera Ellinor Grimmark, a quien se le negó el empleo en tres hospitales diferentes, por negarse a practicar abortos, debido a su ideología cristiana que está favor de la vida, informa Gospel Herald.

La partera fue rechazada en el año 2014 apenas se había recibido. Tres centros médicos las rechazaron por su negativa a realizar abortos. Esta decisión por parte de las autoridades de los hospitales fue muy llamativa, debido a que Suecia está experimentando una escasez de parteras.

A pesar del esfuerzo de Grimmark por ser recibida como empleada, ella no pudo lograr desempeñarse en la tarea por la cual se capacitó por años, la mujer llegó a ofrecerse incluso a trabajar doble turno cuando fuera necesario, pero eso no fue suficiente para las autoridades. 

En un comunicado, Grimmark hizo una pregunta más que inquietante: "Como partera, quiero ejercer una profesión que defiende la vida y salva vidas, en todo el coste son profesionales de la salud en Suecia que se ven obligados a participar en los procedimientos que extinguen la vida. Alguien tiene que ponerse del lado de los niños pequeños. Alguien tiene que luchar por su derecho a la vida. Una partera me describió cómo había celebrado un bebé abortado en sus brazos, aún con vida, y lloró desesperadamente una hora mientras el bebé luchaba por respirar. Estos niños ni siquiera tienen derecho al alivio del dolor. No puedo ser parte en esto." 

Grimmark llevó este caso de discriminación religiosa a la corte, pero la corte sueca falló en contra de la propia Constitución del país en relación a cada uno de los tres centros médicos y la libertad religiosa de Grimmark. Tuvo que salir del país a fin de que sus convicciones religiosas sean respetadas si quería trabajar en su profesión, por lo que ahora trabaja y vive en Noruega. 

Suecia cuenta con una tasa de abortos de 34/1.000 mujeres. Actualmente el país permite el aborto hasta la semana 18 de embarazo. Para embarazos de entre 12 y 18 semanas, la gestante debe discutir el tema con una trabajadora social.

Luego de esa instancia de gestación, solo se permite la interrupción del embarazo si lo autoriza un comité nacional de salud, normalmente porque corre peligro la salud de la madre.

Actualidad Cristiana
Compartir