Por Víctor Ramos - ActualidadCristiana.net

Un año nuevo trae consigo nuevas expectativas, sueños y proyectos que se mezclan en nuestras mentes para tratar de alcanzar los deseos más profundos de nuestros corazones. Muchos anhelan cosas materiales, otros una bendición familiar, algunos completar sus estudios, y todo esto es muy bueno y muy necesario claro está, pero hoy quiero hablarles de algo que debe ser prioridad para los cristianos, se trata del servicio a Dios.

Este año que comienza puede ser para muchos un tiempo de "despegue" en el ámbito ministerial, sin importar cuál sea el servicio que llevemos a cabo, este "nuevo tiempo" que se avecina puede traer consigo una transformación total en lo personal que sin dudas impactará en nuestro entorno si nos decidimos a servir a Dios como prioridad.

Algunos de ustedes que están leyendo este artículo, quizás estén sirviendo a Dios en forma continua con gran pasión y constancia ferviente, y que hermoso que esto sea así, es excelente. Pero también algunos de ustedes hoy podrían sentirse un poco apagados en cuánto al servicio a Dios, tal vez añoras volver a tiempos atrás en donde tu entrega a Dios llenaba de gozo tu corazón, o podría ser que nunca hallas tomado la decisión de ser parte en alguna área de servicio a Dios.

Existen muchas formas de servir a Dios, y esto no se limita a estar sobre una plataforma en el área musical o como predicador, son incontables las maneras en las que cada uno de nosotros podemos sembrar en el reino de los cielos, desde dar de comer al hambriento, hasta limpiar los baños de la Iglesia, todo esto es de gran estima para Dios y sin dudas es un paso de fe que será retribuido con las riquezas del cielo, empezando por el gozo del Señor en nuestros corazones. San Mateo 25- 40 Respondiendo el Rey, les dirá: ``En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis".

Cuando servimos a Dios, intrínsecamente estamos "soltando" un poder del Señor que sale a través de nosotros, es que el disponer nuestra vida para bendecir a otros, es un acto de fe que desatará el poder de Dios, "el amor" de aquel que bendice no podrá ser resistido por ninguna oposición.

La clave del servicio "El Amor"

Mateo 22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 

La clave para que nuestro servicio sea "exitoso", es el amor, es indispensable amar para que Dios pueda obrar con poder en lo que nos dispongamos a hacer. Si tú subes a una plataforma a ministrar, tú necesitas amar a toda la congregación a la que te dirigirás, si esto no ocurre habrá una gran limitación para que el poder de Dios se desate. Es igual si tu repartes tus bienes a los necesitados, tú tienes que amar a aquellos a los que bendigas para que la gloria de Dios se imparta.

1 Corintios 13 Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy. 3 Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me aprovecha. 4 El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; 5 no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido ; 6 no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; 7 todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Oro en este momento para que Dios toque tu corazón y seas lleno de su amor, y que en este 2016 tú seas un instrumento vivo en las manos del Señor, para que nada te detenga del propósito por el que fuiste llamado. Dios te bendice.

ActualidadCristiana.net
Compartir