01/12/15 - EE.UU. - La familia Hatfield de Cincinnati, vivió momentos muy difíciles cuando se enteraron que su pequeña hija de 3 meses Paisley, tenía un tumor en su cabeza.

Todo comenzó el pasado viernes 20 de noviembre, cuando acudieron al Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, luego de percatarse que los ojos de la pequeña Paisley, no se cerraban normalmente cuando lloraba, lo mismo ocurría cuando se reía, su boca presentaba dificultades para moverse en uno de sus lados.

Después de que los profesionales realizaran la resonancia magnética y una tomografía computarizada, el resultado dio que la bebé tenía un tumor cerebral.

"Simplemente la noticia era devastadora, saber que a mi hija de tres meses de edad le estaban dando  más o menos su sentencia de muerte allí mismo", dijo Carissa la madre de Paisley, según lo informa el medio WKRC.

"Muy aterrorizado de perder a mi niña. Yo sólo oré y oré:" dijo su padre Mateo Hatfield.

Los Hatfields pasaron el fin de semana orando a Dios. El lunes, regresaron al centro médico para efectuar una biopsia en Paisley. Un cirujano debía hacer una incisión en la cabeza, detrás de la oreja. El procedimiento debía durar unas tres horas. Pero luego del minuto 30, el cirujano salió del quirófano para reunirse con los Hatfields.

El médico se acercó a los padres de la pequeña con una expresión confusa en su rostro, él dijo "Sus oraciones deben haber hecho el trabajo" "Porque cuando fui allí para una biopsia de ese tumor, ya no estaba allí." el médico dijo, "Yo no tengo explicación, nunca he visto algo así en todo mi tiempo".

El Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati hizo las siguientes apreciaciones acerca de Paisley:

"Los médicos de UH Infancia, esperaban lo peor, un tumor maligno, pero cuando los cirujanos llegaron al lugar donde debería  haber estado el tumor, no encontraron nada, ellos están muy felices de darle la buena noticia a la familia Hatfield".

ActualidadCristiana.net
Compartir