05/12/15 - El Estado Islámico se enfrenta a un nuevo enemigo, un mortal parásito "carnívoro" que está en aumento en Siria, debido a los cuerpos que yacen en las calles, producto de los brutales ataques de los terroristas. 

La rápida propagación de la Leishmaniasis, que provoca la aparición de úlceras dolorosas, fiebre y pérdida de peso, se debe a las pésimas condiciones higiénicas de los territorios del «califato».

La enfermedad, sigue en aumento, afectando no solo a los terroristas, sino a gran parte de la población civil de Siria, la que sufre por el precario sistema de salud del país, que está sucumbiendo bajo la presión de la guerra.

"Como resultado de los actos abominables de ISIS que incluyen el asesinato de personas inocentes, se ha visto una rápida propagación de la enfermedad de leishmaniasis", dijo el jefe de la kurda Media Luna Roja a Rudaw, un medio Kurdo.

La enfermedad se transmite cuando se infectan los mosquitos que pican a los humanos, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se estima que hay 1,3 millones de nuevos casos y 20.000 a 30.000 muertes se producen anualmente.


El primer caso de la enfermedad, que es causada por parásitos protozoarios, fue descubierto en septiembre de 2013.

A mediados de 2014, 500 personas habían sido afectadas, de acuerdo con una red de activistas de Raqqa, "están siendo sacrificados en silencio".

Más de 2.500 casos de la enfermedad que se come la carne, se han detectado en el noreste de Raqqa.

Esta enfermedad, a veces puede ser fatal y también puede causar un daño significativo a las partes del cuerpo que afecta.

ActualidadCristiana.net
Compartir