05/12/15 - Informes de la muerte y crucifixión de Jesucristo, tal como lo relata la Biblia, siempre ha intrigado a la humanidad. Algunos estudiosos creen que la pieza de ropa llamada "manto sagrado" o "sudario de Turín" puede revelar detalles de cómo ocurrió, según la información de Christian Post.

Jesucristo entregó su vida como un sacrificio vivo para pagar el precio por el pecado de la humanidad. Él no midió el sufrimiento y la humillación que debió atravesar, para otorgar "salvación" a todos los que sigan su nombre.

Juan 14:6: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí.

A pesar de las controversias que siempre ha implicado el manto sagrado, los expertos de la Universidad de Brescia, Italia, revelaron que pueden presentar los detalles de la paliza que Cristo soportó antes de su muerte.

Los hallazgos fueron analizados por un equipo multidisciplinario para realizar un estudio cefalométrico en el tejido que habría implicado a Jesús después de su muerte. Con base en la foto y tras un escaneo, se ha demostrado una articulación temporomandibular dislocada. Esta lesión podría haber sido causado por golpes dados en el rostro de Jesús. Hay paralelos claros con lo que el Evangelio nos dice.

Los científicos afirman que las personas que golpearon a Jesús, dirigían principalmente sus golpes a su cara. Esta dislocación muestra un hueso fracturado de mandíbula, cuya principal causa es la agresión física.

Lo que los investigadores saben es que la imagen en la tela es un hombre "que sufrió un trauma físico de una manera consistente con la crucifixión, después de haber sido golpeado, flagelado y coronado de espinas". Sin embargo, las pruebas de datación por carbono no pudieron demostrar si realmente es del primer siglo.

ActualidadCristiana.net
Compartir