misionero Michael Riddering

23/01/16 - Fueron 7 las personas que resultaron muertas luego de un ataque terroristas en Burkina Faso, entre ellos se encontraba un misionero estadounidense que con su esposa, había estado visitando orfanatos y refugios para mujeres en el África Occidental desde el 2011, según lo informa World Watch Monitor.

Entre los muertos había cuatro canadienses de la misma familia que había ido allí durante sus vacaciones de Navidad para hacer el trabajo de ayuda en las escuelas y orfanatos.

Yves Carrier, su esposa Gladys Chamberland y sus dos hijos, Charles Élie de 19, y Maude de 37 años, estaban de visita en nombre de su grupo local de la iglesia, ellos y dos amigos de la familia, Suzanne Bernier y Louis Chabot, dejaron Quebec justo antes de Navidad para vivir y trabajar en varias aldeas remotas de Burkina Faso. Ellos se encontraban en uno de los hoteles atacados, precisamente el día que estaban haciendo sus maletas para tomar un vuelo.

La hermana de Chamberland, Marie-Claude Blais, escribió en Facebook: "Todavía no puedo entender cómo la gente que tenía amor a la vida, que siempre estaban dispuestos a ayudar, siempre sonrientes y amados por tanta gente, pueden ser quitados de manera tan horrenda. Hicieron lo bueno sólo para ser asesinados por el mal".

Mientras tanto, otra de las víctimas Michael Riddering, de 45 años de Florida, había estado trabajando como misionero cristiano en Burkina Faso desde 2011, de acuerdo con su blog, Alcance Burkina. Durante la reciente crisis del Ébola, su trabajo había incluido la ayuda a familias sin hogar y y a cavar tumbas.

El viernes 15 de enero, se reunía con un pastor local, llamado Valentin, en "Cappuccino", un café donde comenzó el ataque. El pastor fue capaz de hacer una llamada rápida a la esposa de Riddering, Amy, antes de que la línea se cortara. Su esposa consultó en Facebook para tratar de averiguar qué había pasado con su esposo y su amigo. Más tarde se confirmó en el sitio de redes sociales que su marido había muerto durante el ataque, diciendo: "¡El cielo se ha ganado un guerrero"

El Pastor Valentin ha sobrevivido después de que se pudiera esconder durante horas en la cafetería, luego se dijo que había sido rescatado por el Ejército.

La pareja estadounidense tuvo dos hijas adultas, Hayley y Delaney, en los EE.UU., pero había adoptado dos más de Burkina Faso, una niña, Biba de 15, y un niño, Moise de 4 años.

Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), dijo que el grupo yihadista al-Murabitoun estaba detrás de los ataques a dos hoteles y al del café, que eran frecuentados por trabajadores del personal de ayuda de la ONU. El presidente de Burkina Faso, Roch Marc, dijo que dos de los atacantes habían sido identificados como mujeres. Tres yihadistas, entre ellos un árabe y dos africanos, murieron en el asalto al Splendid Hotel y cerca de Cappuccino Café, dijeron las autoridades. Un cuarto extremista murió en el Yibi Hotel, que fue buscado por las tropas como parte de una redada más tarde los edificios cercanos.
En un comunicado difundido en línea, el grupo dijo que el ataque fue "un nuevo mensaje de los campeones heroicos del Islam, con su sangre y sus cuerpos, a los esclavos de la cruz, los ocupantes de nuestros hogares, los saqueadores de nuestra riqueza, los que son un perjuicio para nuestra seguridad".

AQMI y al-Murabitoun dijeron que estaban de forma conjunta tras el ataque a un hotel en Malí en noviembre, donde 22 personas murieron.

AQMI se basa en el desierto del Sahara entre Malí, Níger y Argelia y ha atacado a los países de África Occidental, pero esta es la primera vez que el grupo se ha centrado en Burkina Faso.

ActualidadCristiana.net
Compartir