03/02/16 - (Christian Aid Misión) - A pesar de montañas escarpadas, la oposición, y una nueva ley que estipula que el gobierno debe aprobar todas las conversiones religiosas, un líder de la pastoral indígena en Birmania (Myanmar) dice que el Espíritu Santo continúa su obra.

Un ministro dedicado a ganar a los nativos para el evangelio, ha dicho que ha sido una gran sorpresa ver, cómo personas de diferentes tribus están abrazando el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

"Dios se está moviendo rápidamente en nuestro país, ahora más que nunca, entre los pocos birmanos convertidos al Señor y en los indígenas de la tribu Karen", expresó el líder, cuyo nombre se omite por razones de seguridad, según lo informa la Mission Network.

"Nuestros trabajadores están dando capacitación a los nuevos cristianos sobre cómo compartir el Evangelio entre su propio pueblo y sobre cuán cerca está de su regreso".


El gobierno da un estatus especial al budismo, ampliamente practicado entre la mayoría birmana, y el líder del ministerio dijo que estaba sorprendido por las incursiones del Evangelio a los birmanos en los últimos dos años. Los grupos minoritarios, como los karen también están adoptando cada vez más a Cristo, y el ministerio ha el éxito en alcanzar el Kayan, especialmente el subconjunto Padaung, y otros grupos tribales.


El alcance a la tribu Kayan, comenzó en el estado de Shan oriental en 2014. El viaje es "muy duro, con caminos que suben y bajan", trecho realizado por la solitaria evangelista itinerante del Ministerio en la zona, dijo el líder.

"Dicen que si llegan a convertirse en cristianos, el espíritu de sus padres ancestrales se turbará y cosas desafortunadas le sucederá a ellos, pero poco a poco son capaces de aprender que Dios es el Dios más poderoso y Él los protegerá", dijo el ministerio líder.

"Así que la oración nos ha sostenido, ya tenemos el testimonio vivo de 16 adultos que han recibido al Señor y fueron bautizados".

Compartir