02/02/16 - Una pareja descubre que su Biblia quedó intacta después de que se incendiara su casa: `Dios todavía está aqui', dijo el matrimonio.

Justin y Cynthia Wagner perdieron la mayor parte de sus posesiones en un incendio que se inició en su garaje.

La pareja estadounidense tenía su casa en el estado de Tennessee, la que se quemó casi en su totalidad, pero se encontró con un milagro entre los restos: su Biblia estaba intacta.


Justin y Cynthia Wagner perdieron la mayor parte de sus posesiones en un incendio que se inició en su garaje. Pero en medio de las cenizas, la pareja encontró la Biblia abierta en la página que contiene las palabras de Juan 3:16, que dice: "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no se pierda, mas tenga vida eterna".

"Eso nos dijo de una manera clara, que Dios está aquí con nosotros. Él también sigue aquí para nosotros", dijo Justin al canal de televisión local WNDU.

"Tal vez Dios permitió que esto sucediera, así que estamos en proceso de un nuevo comienzo en la vida después de leer la Palabra de Dios y ver este pasaje, me sentí como que Dios me estaba tranquilizando.

Historias como esta se han sucedido como un signo de fe en la vida de otros cristianos. Cuando un huracán golpeó Shawnee, en el estado norteamericano de Oklahoma, en mayo de 2013, la casa de Lance Carter fue completamente destruida.

Sin embargo, entre los restos se encontró en la casa de Carter una Biblia totalmente intacta que perteneció a los vecinos inmediatos. La Biblia estaba abierta en Isaías 32, que dice: "Cada hombre será como un refugio contra el viento y un refugio contra la tormenta".

Recientemente, un conductor en el sur de California encontró una Biblia gastada en una carretera local. El libro sagrado pertenecía al Pastor Mike Humphrey, de la Iglesia de la roca.

El pastor estaba escribiendo mensajes en la esquina de la Biblia para darle un regalo de cumpleaños a su hijo de 13 años Humphrey, olvidó el libro en la parte superior de su coche y dio parte, la Biblia cayó en la carretera y fue encontrada más tarde por su colega Kim McMillan.
Compartir