26/03/16 - 26/03/16 - EE.UU. - Una iglesia de Minnesota recibió alrededor de 30.000 coches de juguete, y algunos verdaderos de los te tipo clásicos, en una casa donada a la institución, como voluntad de un miembro de la comunidad que falleció recientemente.

La Iglesia 'Celebración' heredó la casa de un hombre que fue empleado llamado Dennis Erickson, que murió en diciembre pasado. Dentro de la casa se encontraron decenas de miles de coches de juguete (artículos de colección) y algunos coches clásicos reales.

Lisa Lundstrom, director de finanzas y recursos humanos de 'Celebration', contó a Christian Post acerca de cómo se dio el descubrimiento.

"A mediados de diciembre, recibí una llamada de un abogado que me dijo que Dennis había muerto y había dejado la mayor parte de sus bienes a la iglesia", dijo Lundstrom. "Me reuní con el abogado y luego entré en la casa para comprobar qué era exactamente este legado".

Lundstrom señaló que la colección es "demasiado amplia para describirla" y dijo Erickson "simplemente tenía cada coche identificado".

Fundada como una congregación de las Asambleas de Dios en 1996, la 'Celebración' mostró su sorpresa por el descubrimiento de la donación de la colección de coches.



"Los estantes llenos de coches en miniatura en la cocina, la sala de estar, dormitorios, todo el espacio disponible se llenó de coches pequeños", informó la emisora ​​'KARE', a principios de esta semana.

"Meticulosamente acomodado en la casa de Erickson y sus dos garajes, la colección se compone de más de 30.000 vehículos, entre ellos algunos de tamaño natural, como el Ford T, un Edsel 1959 y 1966 Rambler".

La 'Celebración' cree que la cantidad total de la colección puede llegar a la suma de seis cifras y todavía planea sobre el destino que le dará a la donación.

"Estamos tomando decisiones prudentes para maximizar el gran presente y promover el ministerio aquí y en todo el mundo a través de nuestro apoyo a la misión. Queremos hacer que su propiedad siga el camino correcto, no sólo de una forma rápida", dijo Lundstrom.
Compartir