02/03/16 - El viaje de Sanjay a la fe, comenzó cuando estaba en el hospital en Calcuta, India, donde tenía su quimioterapia. “Yo estaba llorando, y el nombre de Jesús al que yo no quería creer volvió a mí una y otra vez, estaba tan débil y enfermo. Entonces oré al Señor Jesús y le dije, ¿me podrías sanar?”, expresó Sanjay y fue sanado. “Vi que solo Jesús pudo salvar mi vida”.


Así Sanjay dio su vida a Cristo y se bautizó. Ahora vive en Bengala Occidental, un lugar que se considera como uno de los menos convertidos en el planeta. Entonces comenzó a predicar el Evangelio en su pueblo,  lo que derivó en que su familia le echó de la casa y le dijo “No queremos nada que ver contigo”, Sanjay tuvo miedo y rogó a Dios por su protección y Dios actuó, su madre se compadeció de él y le dejó volver a casa.

Durante años, el doctor cristiano ha sido perseguido por muchos en su comunidad por compartir el Evangelio, pero él no se detendrá. Además de trabajar como médico, Sanjay se ha dedicado a servir como evangelista apoyado en su ministerio por UK charity BMS World Mission.

“La gente que me perseguía durante muchos años se cansó y dicen ‘cuanto más le decíamos que no hable, más sale y predica’, la gente que quería echarme ahora traen sus pacientes a mí”, enfatizó Sanjay.

Fuente: Christian Today
Compartir