06/04/16 - EE.UU. - Un pastor en Florida y su esposa, están realizando el proceso de adopción de dos bebés que fueron encontrados en una pila de bolsas de basura, situadas al lado de su oficina del ministerio. Los dos niños solo llevaban puestos nada más que los pañales, según lo informa el medio Christian Post.

Ya con tres hijos, 15, 13 y 8 años, el pastor Ronnie Stewart de la Iglesia 'Refugio' en New Port Richey, Florida (EE.UU.), y su esposa, Krystal, pensaban que estaban a punto de acabar la fase de crianza de los hijos. Sin embargo, se hizo evidente en noviembre del año pasado que Dios tenía otros planes para la vida de esta pareja.

Después de haber plantado una congregación de la Iglesia de Dios por más de tres años, Stewart dijo a Christian Post el lunes, que su objetivo es que la Iglesia se convierta en un lugar de refugio para los afligidos y los desfavorecidos en el área metropolitana en Tampa (Florida).

La iglesia sirve ahora como uno de los principales centros de donación de recursos en el área, dando alimentación a alrededor de 200 a 300 personas, dos veces por semana.

Un funcionario de "Metropolitan Ministries", una organización de la iglesia que ofrece ropa, alimentos y vivienda para las familias y niños necesitados en Tampa, una noche encontró a los dos niños afuera de la oficina del ministerio.

Según lo informado por una filial local de Fox, Mark Purcell, jefe del sector de la cocina, dijo que se iba a la oficina cuando vio a los dos pequeños, de edades comprendidas entre 6 meses y 1 año y medio, tendidos en la parte superior de unas bolsas de basura, y que su madre se hallaba merodeando aún el lugar.

El ministerio encontró que la madre, el padre y los hijos eran todas personas sin hogar y viviendo en una tienda de campaña en el bosque.


Stewart explicó que la familia asistía a las comidas ofrecidas por el "Metropolitan Ministries" en el Refugio de la Iglesia, unas tres semanas antes de dejar a los niños en la basura junto a la oficina del ministerio.

Stewart dijo que su esposa procedió a bañar a los niños, que estaban sucios, y que ellos no estaban en buenas condiciones.

Esa noche, el pastor Stewart y su esposa oraban para saber que posibles planes iniciar sobre los niños y lo que podrían hacer para ayudar a esa familia.

Con el tiempo, ellos decidieron de que no había mejor opción que abrir su casa sin duda para los niños. Los padres biológicos de los niños entregaron a los Stewart en febrero la custodia legal de los niños.

Compartir