27/04/16 - www.actualidadcristiana.net - Una dura realidad que atraviesan muchas niñas, y en algunos casos niños también, es el abuso sexual cometido por parte de mayores que tienen cercanía por lazos familiares o de amistad. Esta vez la reconocida pastora estadounidence Joyce Meyer, abrió su corazón y contó como sufrió durante su infancia el abuso sexual al que fue sometida por su propio padre, la mujer dice que cree que fue violada más de 200 veces.

Durante una entrevista que fue publicada en su página web oficial el lunes (25), Meyer admitió que algunas de las cosas que su padre hizo son demasiado fuertes ​​para revelar al público, pero dijo que está compartiendo su testimonio, con el fin de inspirar a otras personas y darles esperanza que es posible la recuperación y la sanación interior a través de las manos de Dios, según la información que brinda Christian Post. 

En otras oportunidades, la conferencista ya había revelado que de pequeña sufrió abuso sexual, pero en esta reciente declaración, Joyce decidió tocar el tema en forma más profunda, y dar a conocer que en realidad los abusos fueron cometidos por su padre. - www.actualidadcristiana.net -

Joyce contó lo que en general suelen testificar los niños que sufren violencia sexual, "No lo hacía con fuerza física, sino a través de mentiras, manipulación, despliegue de miedo y amenazas" dijo. - www.actualidadcristiana.net - Se sabe que el abusador tiene una enorme ventaja sobre sus víctimas indefensas, que no tienen la capacidad de "discutir" con un mayor, y en muchos casos tampoco se animan a contarle lo sucedido a alguien de confianza, es por eso que estos casos salen a la luz cuando la víctima ya es mayor de edad.

Durante un sermón, la también escritora cristiana, detalló las numerosas ocasiones y tácticas que su padre había usado durante su infancia para abusar de ella, recordó una vez cuando su madre se fue de compras.

"No había ningún lugar en el que me sintiera siempre a salvo mientras yo estaba creciendo", dijo.

Meyer reveló que su padre también llegó a abusar de otras chicas.

"Él quería que yo trajera chicas de la escuela a casa, para que pudiera abusar de ellas", dijo.

También reveló que su padre abusó sexualmente de la hija de un vecino de la familia. - www.actualidadcristiana.net -

"Me avergoncé de mis padres", reveló Meyer, teniendo en cuenta su vergüenza como un niña, debido a lo que ella sufrió y también por lo que su padre le hizo a otras niñas.

"El abuso sexual es tan vergonzoso que nadie habla de ello. Nadie sabe cómo hablar de ello", dijo Meyer, añadiendo que era demasiado el miedo de decirle a alguien sobre cómo fue abusada durante su infancia.


La escritora también señaló que vivía en un "ambiente controlado", donde su padre le impedía hacer cualquier actividad después de clases, incluyendo la recepción de un vestido o un anillo de la clase.

"Incluso en los días buenos, el ambiente en el que vivimos fue súper cargado de miedo, porque nunca sabía lo que podía pasar", agregó.

Además, se vio obligada a fingir ser alguien que en realidad que no lo era, ya que su padre le dio material pornográfico para que viera, y ella le preguntó cómo se sentía acerca de eso.

"Para mí, tener que fingir que me gustaba algo que despreciaba, creo que fue una de las cosas más perjudiciales", dijo.

La Restauración

Meyer compartió que parte de la razón por la que está hablando abiertamente sobre ello ahora su testimonio, es porque ella se siente agradecida por la liberación y la restauración que Dios ha trabajado en su vida, aunque no por eso podrá decir "acá no pasó nada".

"Literalmente, lo que hizo fue violarme, cada semana al menos una vez a la semana. Hasta que cumplí 18 años, mi padre, en quien debía confiar, me violó al menos 200 veces" ella dijo.

Después de tanto sufrimiento, Meyer dijo que le encanta su vida ahora, señalando que ella tiene cuatro hijos con su esposo, Dave, que incluye 10 nietos.

"¿Cómo pudo pasarme esto a mí, y que yo esté aquí hoy, si Dios no está actuando?" Ella preguntó a la audiencia.

"Quiero que la gente sepa lo bueno que es Dios, y que su lucha vale la pena, el viaje vale la pena. No se rinda", dijo alentando a sus oyentes.
Compartir