24/05/16 - www.actualidadcristiana.net - Una situación de "éxtasis", están viviendo los pobladores de una localidad en Colombia, tras ser detectada en una estatua que personifica a la virgen María quién fuera la mamá de Jesucristo, gotas de sangre brotando de sus ojos, según la información brindada por el Daily Mail.


Una residente del lugar llamada Ana Cristina Jiménez dijo: "Vi que la Virgen María tuvo una lágrima de sangre. Me sorprendió. Me sentí alegre, triste ... todo! ' Miryan Quintero, otra mujer de la comunidad, ha añadido: "yo creo. La Virgen está viva en el Cielo. Sé que es real". - www.actualidadcristiana.net - Un local no identificado dijo: "Todos los días los vecinos rezan delante de la Virgen María y ayer se vio que tenía una lágrima de su ojo izquierdo. 'La gente se volvió a mirarla de cerca y se confirmó que era cierto. Muchas personas han llegado a verlo y han quedados conmocionados.

Imágenes de la estatua con un líquido rojo que gotea en su mejilla, se han compartido en las redes sociales casi en forma viral, lo que provocó una peregrinación masiva a Florida Blanca en Colombia. Los locales creen que han sido testigos de un milagro, mientras otros escépticos miran con desconfianza el fenómeno.

La Iglesia Católica no ha comentado o participado en la peregrinación masiva hecha en forma espontánea, aunque el arzobispo de la cercana ciudad de Bucaramanga ha pedido a la gente que sean cautos.




Mientras los locales, han pedido a los representantes de la Iglesia Católica venir y aclarar si es cierto lo que ocurre, y si es que hay una explicación científica de la situación. - www.actualidadcristiana.net -

Es importante destacar que en la Biblia se prohíbe terminantemente hacer esculturas con la finalidad de rendirles adoración, Éxodo 20 dice: 4. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen.
Compartir