13/05/16 -  (Open Doors EE.UU.) - La persecución de los cristianos en partes de Sri Lanka ha tomado un giro para peor, e incluso se les impide a los creyentes enterrar a sus muertos. 

Según la nota Internacional, monjes budistas están impidiendo que los cristianos usen los cementerios públicos, para que se sientan incómodos en sus propias comunidades.


De acuerdo con el grupo misionero, el budismo está combinándose con el nacionalismo, lo que resulta en un aumento de la persecución. 

Release International añadió que un número creciente de casos de persecución en Sri Lanka se han relacionado con los funcionarios de los gobiernos locales que han ido cerrando iglesias e interrumpen las reuniones de oración.

Un importante abogado de derechos humanos, que pidió no ser identificado por su seguridad, dijo que ha habido 120 casos reportados de persecución desde mediados del 2015. Añadió que muchos otros casos no han sido declarados. Fuente: Christian News
Compartir