15/05/16 - www.actualdiadcristiana.net - Corea del Norte está pasando por un régimen único de gobierno, imponiendo al mismo tiempo un comunismo ateo y un culto a la personalidad que hace que sus presidentes se conviertan en una especie de "dioses". Kenneth Bae, el misionero evangélico que fue condenado a quince años de trabajos forzados , dijo a la prensa cómo su fe se considera una "amenaza" para el gobierno, según lo informado por Gospel Herald.

Con ciudadanía estadounidense, el hombre terminó siendo "perdonado" por el dictador Kim Jong-Un, 735 días después de su detención. Dos años en un campo de trabajo mantenido por el gobierno hasta que las negociaciones diplomáticas permitieron su liberación.

Nacido en Corea del Sur, Bae finalmente se trasladó a los Estados Unidos y se naturalizó estadounidense. Bajo el pretexto del turismo, viajó a Corea del Norte con el fin de evangelizar. Allí está prohibida la práctica, pero nunca tuvo grandes problemas, ya que hablaba la lengua y conocía la cultura.


Durante uno de estos viajes de misión, en 2012, fue detenido, acusado de espionaje y conspiración. Los fiscales me dijeron: 'Ha intentado derrocar al gobierno con sus oraciones y culto", dice. "Realmente ven la oración como un arma", dijo Kenneth a la cadena CBS, una de las mayores estaciones de televisión en el mundo.

También declaró que escuchó a sus acusadores decir que él era "el peor delincuente y lo más peligroso que habían mantenido en el país desde la Guerra de Corea". Al cuestionar por qué se lo consideró así, la respuesta lo sorprendió: "¿Por que no hace sólo su trabajo misionero, también invitó a otros a unirse".

"Yo no estaba allí como un prisionero, me vi a mí mismo como un embajador de Dios, alguien que fue enviado por Dios para hacer su trabajo", dice. Se pide a los cristianos en todo el mundo que oren por Corea del Norte. Después de todo, incluso ateos de ese país reconoce que la oración es un "arma poderosa". Corea del Norte es el número uno en la persecución de los cristianos en el mundo. 
Compartir