22/05/16 - www.actualidadcristiana.net - Las redes sociales pueden estar contribuyendo al cambio en la forma de ver la religión, incluyendo influenciar la forma en la gente a aceptar sus creencias, creando una especie de sincretismo religioso digital.

Esta es la conclusión de un estudio llevado a cabo por el departamento de sociología de la Universidad de Baylor en Texas (Estados Unidos) más de 11 años - entre 2002 y 2013 - con más de 3000 jóvenes con edades comprendidas entre 13 y 17 años.


En forma de preguntas, se pidió a los participantes que digan si consideraban que otras religiones, además de las que seguían, podrían tener buenos valores; si era aceptable o no abrazar conceptos de otras religiones; y, por último, si alguien que profesa la misma fe que pudieran creer en partes de lo que otras religiones enseñan. 

Además, tenían que responder con qué frecuencia acuden a los servicios, con exclusión de bodas, funerales y bautizos, así como el tiempo dedicado conectado a las redes sociales.

El informe de la investigación señala que el 80% de los jóvenes encuestados consideran adquirir nuevos conceptos religiosos aceptables. El hecho curioso, sin embargo, apunta a la influencia de las redes sociales de TI: sólo las personas que los usan más (89%) resultaron ser flexible con respecto a las diferentes religiones. Los encuestados que utilizan las redes sociales con menor frecuencia tenían una mayor tasa de frecuencia a los servicios y menor tolerancia a la adopción de diferentes prácticas religiosas.



Los eruditos creen que con la cada vez más intensa popularización de las redes sociales, este tipo de visión religiosa sincrética se convierte en tendencia en la sociedad, con la gente que abraza las partes que mejor se adapte a montar su creencia personalizado.

Para los sociólogos que realizaron el estudio, no está claro cuál es la razón que lleva a este cambio de percepción, sin embargo, creen que el anonimato que permite la Internet es un factor de influencia, según la revista Superinteressante. Fuente: Gospel Mais.
Compartir