22/06/16 - www.actualidadcristiana.net - La familia Graves perdió a su hijo de 2 años de edad la semana pasada, luego de un feroz ataque de un cocodrilo en Orlando, Florida. 

Los padres del pequeño, lloran la pérdida de su hijo de 2 años de edad. Lane Graves fue arrebatado por un caimán mientras estaba de vacaciones en un complejo de Disney. Una familia que experimentó una tragedia similar, reveló que Dios, su familia, y amigos, fueron su ayuda en momentos de extremo dolor.

El padre del niño hizo un intento desesperado por salvarlo, pero no fue capaz de liberar a Lane del cocodrilo. El cuerpo del niño fue encontrado intacto en el agua el miércoles, cerca de donde había sido arrebatado. 

Donna y Gary Weidenhamer están entre los miles que han ofrecido su solidaridad a la familia Graves: saben muy bien lo que la familia está pasando, ellos vieron como su hijo de diez años de edad, Bradley, fue muerto de un modo similar en 1993, según lo informado por Gospel Herald.


La familia contó a CNN que estaban haciendo un viaje en canoa por el río Loxahatchee en el Condado Martin con otros niños del equipo de la Liga Pequeña de Bradley, cuando el niño fue arrancado y arrastrado hacia el río. Mientras que fueron capaces de hacer palanca a Bradley de las fauces del cocodrilo, pero trágicamente murió como consecuencia de las lesiones masivas en la cabeza. 

"Obviamente es una situación horrible", dijo Gary por la tragedia de los Graves. "Me trae recuerdos de la horrible situación que hemos pasado". - www.actualidadcristiana.net -

Cuando se le preguntó cómo él y su esposa hicieron frente a la pérdida de su hijo, Gary acreditó "su fe en Dios" y el apoyo de amigos y familiares. 

"Para nosotros, la fe en Dios y en nuestra iglesia y amigos y parientes, nos ayudó a salir adelante", dijo. 

Compartir