"Si me olvidare de ti, oh Jerusalén,
Pierda mi diestra su destreza. Mi lengua se pegue a mi paladar,
Si de ti no me acordare;
Si no enalteciere a Jerusalén
Como preferente asunto de mi alegría". (Salmo 137: 5-6)


05/06/16 - www.actualidadcristiana.net - Un récord de 93.000 cristianos y judíos partidarios de Israel de todo el mundo, han puesto sus nombres a un documento que proclama la unidad eterna y la santidad de Jerusalén. El documento, llamado el Convenio de Jerusalén, afirma que Jerusalén es la única capital, tanto en la Biblia como políticamente de la tierra de Israel. tal como lo informa Breaking News Israel.

Las firmas se recogieron a tiempo para el Día de Jerusalén, el 49 aniversario de la unificación de Jerusalén, tal como lo informa Breaking News Israel. El día 28 del mes hebreo de Iyar durante la Guerra de los Seis Días de 1967, las Fuerzas de Defensa de Israel liberaron la ciudad vieja de Jerusalén del dominio jordano, uniendo lo que había sido la "capital dividida de Israel", ya que el establecimiento de Israel fue en 1948.


Observado este año el domingo 5 de junio, el Día de Jerusalén, es una fiesta nacional que se celebra con una exuberante efusión de orgullo patriótico en las calles de la ciudad, que están cerrados por el canto, el baile, con banderas y desfilando.

"En 1967, Israel capturó la ciudad vieja de Jerusalén en menos de 48 horas. Ahora, 49 años después, todavía no es totalmente nuestra", dijo el rabino Weisz a Breaking Newa Israel. "La Biblia dice claramente que Jerusalén es la herencia espiritual del pueblo judío, que nos ha dado Dios. - www.actualidadcristiana.net - Ahora que tenemos un estado, es obvio que Jerusalén debe ser su capital. Sin embargo, en los ojos del mundo, Jerusalén sigue sin ser reconocida como nuestra capital".

"La semana pasada, el presidente estadounidense Barack Obama, firmó una orden para retrasar el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén", continuó. "Si alguna vez hubo un momento en que los partidarios cristianos de Israel deben apoyar a Israel y Jerusalén, es ahora.

"La firma del Convenio de Jerusalén de partidarios de Israel, es una oportunidad de hacer oír su voz, y para decirle al mundo que Jerusalén es, y será siempre, la herencia bíblica del pueblo judío".
Compartir