06/06/16 - www.actualidadcristiana.net - A pesar de su corta edad, una niña de 13 años de edad, está viajando por diferentes pueblos de Camboya para enseñar acerca de Jesús y ser testigo del cambio que se produjo en su vida después de conocer a Jesús.

Hasta hace un año, Thida era una niña infeliz. Sus padres trabajaban todo el día para darle un futuro mejor. Sin embargo, esta ausencia ha generado resentimiento y ella se convirtió en una niña muy traviesa que no tenía respeto por los adultos.

Sin embargo, la obra de evangelización de la organización Bolsa del Samaritano, vinculada al ministerio de Billy Graham, llegó al lugar donde vivía. En principio, Thida mostró poco o ningún interés en Dios y la Biblia. Ella no participó en clases al aire libre que fueron ofrecidas por los misioneros. Durante un período de 12 días, se les enseña los fundamentos de la fe cristiana.

Ella se acercaba, impulsada ​​por la curiosidad acerca de lo que atrajo a otros niños. En la lección cinco, todo empezó a cambiar. Thida ya prestaba más atención que otros. Al enterarse de Zaqueo, comprendió que él no era un buen hombre, pero cuando conoció a Jesús, su vida cambió.

La joven luego se arrepintió de sus pecados y le dio su vida a Jesús. cuenta Sithan, una misionera que casi no podía creer de un cambio tan rápido. "Ella me empezó a ayudar en el aula y a ayudar a los estudiantes", dijo.

Evangelizar a los niños

La familia reconoció que la niña cambió su comportamiento en el hogar, a obedecer a sus padres y expresar su amor por ellos. "Le dije a mi madre que la quería", dijo Thida. "Lloró porque nunca había oído esas palabras de mi".

Así Thida fue a declarar sobre lo que significa ser un cristiano. "Ella invita a los niños a ir a la iglesia", dijo su madre. "Incluso en casa, comenzó a enseñar a todos lo que había aprendido", celebra.


Pronto, se unió a un grupo de adolescentes que tienen que seguir los misioneros en viajes por los pueblos cercanos. Le enseñan a otros niños acerca de la historia de Jesús y es testigo de muchas conversiones. "Mi esperanza es que se conviertan en líderes fuertes", dijo Sithan. "Creo que somos la esperanza de Camboya".

Camboya es uno de los países más pobres de Asia del Sur. La gran mayoría de los habitantes son budistas. Aunque no existe una persecución oficial, el gobierno comunista de la década de 1970 llevó al cierre de iglesias. - www.actualidadcristiana.net - 

Durante muchos años los cristianos se han enfrentado a problemas de confesar libremente su fe. Hay aproximadamente 100,000 evangélicos en el país hoy en día. Con información de la Bolsa Samaritana.
Compartir