22/06/16 - www.actualidadcristiana.net - Todavía al día de hoy, el mundo sigue conmovido por la matanza ocurrida en Orlando, Florida, donde 49 personas murieron cuando Omar Mateen disparó contra los asistentes a una discoteca gay llamada Pulse.

Uno de los sobrevivientes del atentado es Ángel Colón, quien recibió seis disparos en su cuerpo, especialmente en la cintura y las piernas. El hombre le dijo a su padre que le daba las gracias a Dios por una segunda oportunidad de vivir su vida al máximo. El joven también afirma que regresa a los caminos de Dios, la iglesia donde él estaba acostumbrado a cantar.

Según los informes, Ángel pensó que había recibido tres disparos y asumió que fue uno de los primeros en recibir los disparos de Omar. El sobreviviente permanece hospitalizado en "Orlando Regional Medical Center". - www.actualidadcristiana.net - En el lugar, su familia fue informada de que el joven no había recibido un disparo sólo tres veces, sino que había seis balas que atravesaron su cuerpo.


Ángel informó a su padre que en ese momento en que se inició el tiroteo, pensó que todo terminaría, allí clamó a Dios en oración diciendo: "Señor, no me dejes ir esta vez", Dios hizo un milagro en su vida.

El padre de Ángel contó la historia en Univisión Puerto Rico, cuando sucedió la tragedia, fue la esposa de su pastor que llegó a su casa para contar lo que le pasó a su hijo. La razón fue el hecho de que su teléfono estaba apagado en ese momento.

Después de los tiempos de apuro y angustia, padre e hijo se dieron un abrazo conmovedor. Por el momento, Ángel dijo a su padre: "No voy a hacer esto más. Voy a cambiar mi vida por completo. Voy a volver a la iglesia". Su padre terminó de decir que Dios ofreció un nuevo camino. "Dios le ha dado otra oportunidad", dijo.
Compartir