www.actualidadcristiana.net - El último país en ser reconocido por las Naciones Unidas en 2011, Sudán del Sur, está experimentando una guerra étnica y religiosa constante. En los últimos días, cientos de cristianos fueron asesinados de manera brutal, siendo quemados vivos, sofocados y colgados.

Ni siquiera los niños con discapacidades físicas se salvaron de la violencia, que incluye muchos informes de violación. La mayor parte de los medios de comunicación muestra sobre el conflicto político entre el presidente Salva Kiir y el diputado, Riek Macha.


Después de casi una semana de matanzas generalizadas, fue declarado un alto al fuego entre los dos grupos rivales. De acuerdo a la Agencia Fides, el número total de víctimas es aún desconocido, pero se sabe que son cientos.

"La cuestión humanitaria es la más urgente, debido a la falta de agua potable. Miles de personas se refugiaron en iglesias y muchos están dejando el país en busca de ayuda. La Cruz Roja Internacional fue capaz de enviar equipos para sólo los dos principales hospitales de la capital", arrojó uno de los primeros informes.

La búsqueda de los templos se justifica porque en un conflicto religioso, cristianos tratan de unirse para resistir. Además de los soldados que tomaron la capital Juba, hay vehículos blindados y helicópteros de combate que se utilizan en las patrullas.

Varias embajadas están tomando su personas de sus países. "Hay falta de alimentos y otros bienes debido al saqueo de comercios. Se trata de una situación que ya se ha experimentado en otras regiones del sur de Sudán. La lucha tiene consecuencias a largo plazo y que inciden profundamente en la población que se ve privada de asistencia ", dicen las fuentes. 14/07/16 - Con información Titulares cristianos
Compartir