www.actualidadcristiana.net - Luego de la conmoción mundial que produjo el asesinato de un sacerdote católico en Francia a manos de terroristas de Isis, se conoció un poco más sobre el cura asesinado.

Los terroristas lo hicieron poner de rodillas sobre el altar de la iglesia, y allí lo degollaron. 

El hombre se llamaba P. Jacques Hamel, de 84 años, y en ese momento estaba celebrando la misa junto a dos monjas y otros dos fieles dentro de la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray, cerca de Rouen, en el norte de Francia, cuando fueron atacados.

La gente local se refirió al cura como un "buen" y humilde sacerdote. Una mujer que frecuenta la iglesia describe Hamel como "un hombre que hizo su trabajo hasta el final". Y agregó: "Él era mayor, pero siempre estaba disponible para todos, Él era un buen cura, Él ha estado aquí durante mucho tiempo y muchos feligreses lo conocía bien...".

Una mujer que trabaja en un salón de belleza local, Eulalia García, se hizo eco de los tributos al sacerdote modesto.



"Mi familia ha vivido aquí durante 35 años y siempre lo he conocido", dijo García a la prensa local.

"Era una persona que fue atesorada por la comunidad. Era muy discreta y no le gustaba llamar la atención sobre sí mismo". 27/07/16

Compartir