www.actualidadcristiana.net - Un hombre musulmán que vive en el este de Uganda, ató a su hijo de 9 años de edad a un árbol y lo encendió en llamas, después de que su hijo se convirtiera al cristianismo, y por esa razón se negara a ayunar durante el mes sagrado del Ramadán, según la información compartida por una organización que vigila la persecución cristiana. 


Morning Star Noticias, informó que el niño de 9 años de edad llamado Nassif Malagara, que vive en el Distrito Kamuli del subcondado Kisozi, sufrió graves quemaduras hechas por parte de su padre de 36 años de edad Abubakar Malagara, quien lo atrapó rompiendo el ayuno de Ramadán después de pasar dos días sin comida, el 9 de junio. 

Sólo cuatro días antes, el 5 de junio, el niño había decidido dar su vida a Cristo después de que un vecino lo llevara a una iglesia fuera del pueblo. 

El pastor de la iglesia, al que no se le es divulgado su nombre por razones de seguridad, dijo a Morning Star Noticias que el chico se quedó después del servicio y le dijo que "quería recibir a Jesús como su salvador personal". 

"Estaba un poco indeciso, pero después oré con él, y se fue", explicó el pastor. 

Después de la experiencia en la iglesia, el pastor dijo que el niño confesó a su padre y a su madrastra de 35 años de edad Madina Namwaje, que ya no quería asistir a la madraza (escuela islámica) o participar en actividades musulmanes. El pastor agregó que el padre y su madrastra se enojaron cuando se enteraron de que el niño se había convertido al cristianismo. 

A pesar de la conversión de Malagara, los padres lo esperaban completamente para observar el ayuno del Ramadán. Malagara dijo a Morning Star Noticias que pasó hambre durante dos días antes de ir a la casa de su vecino por comida. 

El 9 de junio, el padre del niño lo sorprendió comiendo. Malagara dijo que después de que su padre le llamó a comer, comenzó a golpearlo con palos. Aunque inicialmente Malagara escapó de su padre y se ocultó detrás de un arbusto, su padre finalmente lo encontró. 



"Mi padre entonces me persiguió y me llevó de nuevo a la granja, donde me ató a un árbol de plátano", dijo el chico. "Entró a la casa y volvió con un pedazo caliente de madera. El árbol de plátano tenía hojas secas que se incendiaron y causó graves quemaduras en mi cuerpo". 

Afortunadamente para Malagara, sus vecinos oyeron sus gritos, lo desataron del árbol y se lo llevaron a un hospital para que sus quemaduras sean tratadas. 

Abubakar Malagara fue detenido por agentes de la policía local después de que los residentes alertaron a las autoridades sobre el abuso. 

El niño se encuentra recuperándose lentamente, es probable que sea necesario realizarle un tratamiento más especializado en otro sanatorio. El padre del niño fue liberado tras pagar la fianza. 07/07/16 - www.actualidadcristiana.net

Fuente Original de la Información: Christian Post


Compartir