www.actualidadcristiana.net - EE.UU. - El padre de Abner abandonó a su familia cuando él tenía apenas cinco años de edad, para irse con otra mujer. Desde pequeño Abner veía a su madre luchar para sostenerlo a él y a sus hermanos, situación que lo llevó a crecer con un resentimiento en su corazón, pues no pudo perdonar el abandono de su padre.

El testimonio relatado en CBN News, muestra como Abner, buscando una identidad de vida, con el tiempo se unió a una banda que él considera era su familia, porque de allí era donde él pensaba que sus "recursos" vendrían. A lo largo de 10 años, Abner estuvo entrando y saliendo de la cárcel por más de 30 oportunidades.

En prisión, un día lo pusieron en un régimen de aislamiento, estuvo encerrado durante 23 horas seguidas. En dicha ocasión, un guardia le pasó una Biblia para que lea. Al principio la rechazó, pero luego le llamó la atención, y Dios le habló a él. Dios empezó mostrándole que él era su padre. Pronto se dio cuenta que todo el tiempo había vivido pensando que no tenía un padre, desconociéndo que Dios podía ser el sostén que él necesitaba.

Abner continuó leyendo la Biblia, allí se dio cuenta de que necesitaba un Salvador. Llegó a conocer a Dios en esa celda de la cárcel y al salir, trató de vivir según la voluntad de Dios. Poco después, se desanimó porque no pudo encontrar trabajo; y volvió a caer en sus viejas maneras de hacer las cosas.



De nuevo en la cárcel por robo, volvió a buscar a Dios por una oportunidad más. En ese momento decidió no inmiscuirse más en delitos.

Luego de una vida de delincuencia, hoy Abner tiene una esposa y un hijo, y visita a cárceles e iglesias compartiendo su testimonio. Dios ha formado con Abner un maravilloso ministerio que bendice a miles. 08/07/16 - www.actualidadcristiana.net
Compartir