www.actualidadcristiana.net - EE.UU. - WASHINGTON - Para muchos evangélicos esto podrá parecer extraño, sobre todo para aquellos que salieron de la Iglesia Católica buscando un "cambio". Desde Martín Lutero hasta hoy, son incontables los cristianos que abandonaron la Iglesia Católica, manifestando su disconformidad basados en las escrituras. Lo cierto es que en los Estados Unidos, este fin de semana fueron miles las personas evangélicas y católicas, sobre todo jóvenes, las que se unieron con el fin de rogar a Dios por una transformación de la nación.

El evento denominado "Juntos", tuvo la participación de distintos oradores y cantantes, entre ellos estuvieron el cantante Michael Smith, Christine Caine, entre varios más. Por el lado de la Iglesia Católica, a través de un vídeo estuvo presente el Papa Francisco dejando un mensaje a la multitud.

"Realmente creemos que hay un anhelo de reunirse. No tenemos que estar de acuerdo en todo, pero podemos unirnos en torno a la esperanza de Jesús", dijo Nick Hall el fundador de PULSO. "Juntos 2016" es un movimiento de oración y evangelización para potenciar la Iglesia y despertar la cultura de Jesús.

Nick dijo al Washington Post. "Hay momentos en que el pueblo de Dios se junta, y Dios hace algo que puede sanar, cambiar, definir las generaciones".

El líder de adoración Matt Maher, que se identifica como católico, también dijo a la salida, "Si estamos cantando las mismas canciones juntos, entonces no podemos gritarnos". Él ha esbozado en otros eventos ecuménicos que él cree que es su vocación de trabajar hacia la unificación de los cristianos y católicos.

Según el portal Christian News, Hall había realizado publicaciones en las redes sociales sobre el evento ecuménico, el día 21 de junio, lo que provocó una gran controversia.

"Bueno, supongo que no voy", un comentarista llamado Alberto escribió. "Lo siento, pero esto es una mala elección".



"Los cristianos y los falsos profetas se unirán de las manos y se convertirán en uno en este evento. La gran caída está ocurriendo ante nuestros propios ojos. No vamos a estar en silencio!", comentó otro llamado Kenny.

El evento terminó cinco horas antes de lo esperado debido a el índice de calor, lo que resultó en un número de asistentes que tuvieron que ser atendidos tras sufrir descompensaciones relacionadas con el calor. 17-07-16 www.actualidadcristiana.net - 
Compartir