www.actualidadcristiana.net - EE.UU. - El joven Fred Barley no tiene hogar donde vivir, pero tiene una firme convicción que Dios lo ayudará durante sus estudios universitarios para convertirse en un médico.

Fred a sus 19 años, tiene una vida de lucha en la calle, viviendo en una tienda de campaña, a veces durmiendo sobre cartones, transitando horas a través del calor para llegar a clases. 

Un día llegaba al campus para inscribirse para su segundo semestre como estudiante de biología en la universidad de Gordon Estado en Barnesville, Georgia. Llevaba dos bolsas de lona que incluían una caja de cereales y dos litros de agua, WSB-TV 2 Atlanta informó.

Sin embargo, cuando llegó al campus de la escuela, se dio cuenta de que los dormitorios no se abrían hasta el próximo mes. Fred decidió entonces esperar, entonces montó una tienda en unos arbustos en el campus.

La policía llegó a Fred, pero pronto vieron que no representaba una amenaza cuando se sentaron con él para escuchar su historia.

Los agentes le dijeron que no podían permitir que se quede dentro de su tienda de campaña. Pero en vez de apartarlo, los oficiales hicieron algo extraordinario: Lo llevaron a un motel local y pagaron por sus dos noches siguientes.

Eso fue sólo el comienzo de la racha de suerte de Fred. La esposa de uno de los oficiales publicó su historia en una página comunitaria Barnesville Facebook y cientos de personas se acercaron a ayudar.

Casey Blaney, un residente, escuchó la historia de Fred y le ayudó a encontrar un trabajo en una pizzería propiedad de Debra Adamson, que contrató a Fred al instante.

Eso no es todo. Fred ha estado recibiendo donaciones de ropa, útiles escolares, zapatos y una bicicleta nueva. La gente también se ha ofrecido para cuidar de sus necesidades dentales y médicas.

Por si fuera poco, Blaney ha creado una página de Facebook llamada éxito para Fred y también comenzó una página GoFundMe que ha recaudado más de $ 184.000 para su educación, según reportó CBN News.

Fred dijo que está muy agradecido por toda la bondad que le mostraron personas que ni siquiera conocía.

"Algunos de los regalos no son tan importantes como los amigos que he hecho. Más importante que todo: la ropa, los zapatos, son las relaciones que significan mucho más para mí", dijo.


Dijo que "Dios ha sido el motor que lo mantiene en marcha".

"La Biblia dice: usted puede hacer todas las cosas en Cristo que nos fortalece, así que sé que puedo", dijo. "Mis piernas están trabajando. Millones de personas a pie y en bicicleta van al trabajo todos los días. Definitivamente creo que puedo ir en bicicleta un par de horas para llegar a mi futuro".
Compartir