Un difícil momento atravesó el Papa Francisco en el día de hoy, cuando se cayó durante la misa frente a una audiencia televisiva de millones de personas, durante su visita al sitio más sagrado de Polonia.

El líder religioso de 79 años tropezó en el altar y tuvo que ser ayudado a ponerse en pie mientras celebraba una misa en el monasterio de Jasna Gora, en la sureña ciudad de Czestochowa.

La ayuda de sus asistentes, evitó que la caída provocara un impacto mayor. El Vaticano informó que no sufrió lesiones, y que continuará con su agenda como estaba programada.




Compartir