Nick Ral - www.actualidadcristiana.net



Somos muchos los que vemos con "gran asombro" el éxito monumental que está teniendo el juego Pokémon Go. A medida que se va estrenando en diferentes países, los medios informativos  "estallan" ante la ola de jugadores que descargan la aplicación, y se lanzan a las calles a buscar "monstruitos".

La verdad es que me quedo "perplejo" al ver esto, me cuesta creerlo pero lo debo aceptar. En un mundo en donde no tenemos tiempo para salir a la calle para darle "una mano al necesitado", nos ponemos a correr horas como zombies buscando Pokémons.

En general, los cristianos han tomado una posición contraria al juego, sabiendo que el tal, es en realidad un "roba tiempo", una especie de "trampa" viciosa en la que no debemos caer.

Usted verá como la humanidad "corre" detrás de estos juegos, tal vez como yo se quede totalmente asombrado. La realidad es que si nos ponemos a analizar las cosas, podemos ver con que facilidad se puede "controlar" la voluntad humana, simplemente con el último "artículo de moda". 

Me animo a decir también, que es probable que este tipo de juegos denominados de "realidad aumentada", estén recién en sus comienzos. El éxito de Pokémon Go, seguramente traerá más juegos de estas características.



Otro punto y quizá el más grave, sean los incontables siniestros ocurridos luego de que personas quitaran la atención de su entorno, por andar caminando por las calles enceguecidos buscando estos bichitos. Hemos visto accidentes de autos, caídas, y hasta personas atropelladas por trenes, como casos de extrema gravedad.

No tengo dudas que el éxito de este juego tiene una raíz, y esa raíz es el vacío que hay en las personas, un vacío que busca ser llenado con cualquier actividad de moda. Este es un mundo que necesita aún sin saberlo, de Cristo, del Señor, de la presencia de aquel que todo lo llena.

Valora tu tiempo, busca a Dios mientras pueda ser hallado, no caigas como una "presa fácil" en lo que el mundo intente imponerte. 12/08/16

Por Nick Ral - www.actualdiadcristiana.net
Compartir