www.actualidadcristiana.net - Una pareja de ancianos de fe Cristiana, recientemente ha pasado a la eternidad con tan solo 20 minutos de diferencia el uno del otro.

Uno de los hijos de Henry y Jeanette De Lange, compartió la historia de la pareja con los medios de comunicación, luego de que estuvieron allí para presenciar los últimos momentos de sus padres.

Jeanette, de 87 años, había sufrido de la enfermedad de Alzheimer y en consecuencia estuvo viviendo en un hogar de ancianos desde 2011. Henry, de 86 años, la visitaba todos los días. Habían estado casados durante 63 años.

“Papá visitaba a mi madre una vez al día, dos veces, o tal vez tres veces al día”, dijo el hijo del matrimonio llamado Lee a la cadena de televisión KSFY. “Fue muy dulce”.

Henry sufría de cáncer de próstata. Después de las últimas caídas, Henry terminó en el hogar de ancianos, y el personal del lugar lo colocó en la habitación con su esposa.

“El miércoles, cuando lo visitamos nos dijo, no sé cuántos días más tengo, cuántos días más el buen Dios me va a tener aquí”, recordó Lee De Lange.

Días después, el 31 de julio, los hijos de la pareja, recibieron una llamada telefónica que ambos padres no tenían esperanzas de vivir mucho más tiempo y les instaron a venir a la casa de reposo tan pronto como sea posible. Dos de ellos pudieron llegar a estar con Henry y Jeanette.

Luego de ser informados por el médico que no les quedaba mucho tiempo, ellos le leyeron el Salmo 103 en voz alta. Jeanette pasó a la eternidad en el medio de la lectura.

Lee recordó, “Falleció muy, muy en paz”. El hermano de Lee llamado Keith, luego habló a su padre para hacerle saber lo que  había pasado con Jeanette.


“Mi hermano Keith le dijo a mi padre: ‘Mamá se ha ido al cielo. Usted no tiene que luchar más ya. Usted puede ir también allí si así lo quiere'”, recordó Lee. “Papá, por primera vez, abrió los ojos y miró fijamente sobre donde estaba mamá. Luego cerró los ojos”.

De cinco a diez minutos más tarde, Henry había trascendido de esta vida a la siguiente.

“Lo llamamos un hermoso acto de amor y misericordia providencial de Dios”, dijo Lee. “…no se puede pedir nada más hermoso”.

Recordó que pasó algo muy llamativo, el reloj de la pared dejó de funcionar en el momento exacto en que Henry pasó.

Un servicio se llevó a cabo para la pareja este pasado domingo en Platte Christian Reformed Church, donde estaban los miembros fieles.

“Mamá y papá eran cristianos. Amaban a Cristo. Se morían de ganas de mostrar su amor a Cristo, ello se amaban”, dijo Lee a la prensa. Con información de Christian News. 11/08/16
Compartir