Pistorius y su esposa

28/08/17 -  A la edad de 12 años, una enfermedad desconocida dejó a Martin Pistorius en silla de ruedas e incapaz de hablar. Pasó años en instituciones, incapaz de comunicarse física o verbalmente, aunque su mente estaba intacta. Después de más de una década en un estado vegetativo, Martín volvió a la vida cuando aprendió a comunicarse utilizando la tecnología informática. Martin es el autor del bestseller del New York Times, Ghost Boy: El escape milagroso de un niño mal diagnosticado atrapado dentro de su propio cuerpo. 


A los 12 años, un día volvió a casa de la escuela quejándose de un dolor de garganta. Dentro de 15 meses, quedò en silla de ruedas, mudo y completamente insensible. A sus padres se les dijo que estaba gravemente dañado y seguramente moriría. 

Los médicos realizaron una prueba tras otra, pero no pudieron hacer un diagnóstico concluyente. Todo lo que podían decir era que estaba sufriendo de un trastorno neurológico degenerativo. 

Unos cuatro años después de que se enfermò, empezó a volver a la vida. Al principio parpadeaba: y tenìa momentos de conciencia, pero el no podía hacer una señal o un sonido para decirle a nadie que había vuelto a la vida. 

¿Alguna vez ha visto una de esas películas en las que alguien despierta como un fantasma pero no saben que han muerto? Así fue su caso, cuando se dio cuenta como la gente lo observaba. Estaba atrapado dentro de su cuerpo: "el chico fantasma". 


El chico estaba completamente solo, hasta que Dios entró en su vida. Despertando una noche, se sintió como si estuviera dejando su cuerpo. Flotando hacia arriba, de alguna manera supo que no estaba respirando. Pero también comprendió que no estaba solo: los ángeles lo reconfortaban y lo guiaban.  

"Dios siempre estuvo allí" dice Pistorius, un compañero constante. "Y mientras una parte de mí experimentaba la extrema soledad de estar atrapado dentro de mi cuerpo, otro siempre sentía la presencia del Señor".
 

"Mi vida cambió para siempre cuando tenía 25 años. Una terapeuta de masaje que trabajaba en el hogar de cuidado al que asistía empezó a sospechar que podía entender lo que decía e instó a mis padres a que me hicieran la prueba.  En la mañana en que fui evaluado en un centro de comunicación especializado en el año 2001, oré a Dios para que alguien viera la inteligencia que estaba atrapada dentro de mí. Lo hicieron. Los expertos se dieron cuenta de que podía entender comandos sencillos y comenzaron a enseñarme cómo comunicarse de nuevo - primero usando tarjetas flash e interruptores y, finalmente, software avanzado. En 18 meses, pude comunicar verbalmente usando mi "voz de computadora".  Comencé a dar conferencias sobre la comunicación alternativa y trabajé voluntariamente. En los años posteriores, me he graduado con un grado de honores de primera clase en ciencias de la computación y establecer mi propio negocio como desarrollador web." 

"Hoy, Dios está a nuestro alrededor, siempre allí y una parte constante de mi vida.  Para mí ser un cristiano y tener a Dios en nuestra vida juntos no es una elección, es un hecho. Sigo orando a lo largo de cada día porque sé que Dios está conmigo y no puedo evitar hablar con Él." 

Compartir