Decidido a predicar la palabra de Dios en las calles


24/08/17 - BRASIL - En Sinop, ciudad ubicada en el norte del estado de Mato Grosso, un pastor de la Iglesia asamblea de Dios, Carlos Zacarkim, de 55 años, lo dejó todo para evangelizar en las calles de la ciudad.

"Abrí una iglesia, pero Dios me dijo que no era mi misión. Él me dijo que haga algunas placas con la palabra y quedase en las calles y esquinas evangelizando", contó el líder.

En una entrevista con Sólo Noticias, el pastor afirma que sus actitudes han ayudado a las personas y que, en algunos casos, llegó a contribuir en la calidad de vida con quien conversó en las calles.

"Esta semana tuvo una señora que se detuvo y pidió oración. Dijo que se siente abandonada por los hijos. También hay historias de personas desempleadas, que buscan empleo en la región y nos buscan. También conseguí recuperar un mendigo. "Me puse en contacto y fue posible enviarlo de vuelta a la familia en São Paulo", afirmó.


Él afirma que también llama la atención. "La gente se detiene y se pregunta si estoy cumpliendo alguna promesa. Mucha gente también vuelve para agradecer por estar allí en determinado momento. La persona pasó y se sintió bendecida. Es un trabajo de gran despertar en la vida de las personas.

"Espero un momento de inspiración. A veces es algo simple, pero es orientado por Dios. Por ejemplo, la frase 'Perdonar es divino'. Puede que alguien, que tenga dificultades para perdonar a otras personas, pase por allí, vea la placa y decida apegarse a Dios".

Morador de Sinop hace tres años, el pastor es hijo de pastores. "Mi padre era pastor. Mi abuelo, suegro y tíos también eran. Es una descendencia muy grande y de larga data de evangélica".

Carlos, que salió de Paraná y se mantiene en Mato Grosso actualmente, afirma que desea dar continuidad a su trabajo en las calles por más tiempo. "Mientras Dios no me haga parar, sigo firme", finalizó.

Compartir