Un poderoso testimonio del poder de Dios obrando en las vidas


07/09/17 - Con un pasado marcado por la ausencia paterna, abuso sexual, homosexualidad y uso de drogas, Felipe Valentino ha visitado diversas ciudades brasileñas para compartir su testimonio de transformación.

El primer paso para el cambio de Felipe ocurrió después de que él fue invitado por una amiga, Tauana Felizarda, para ir a una programación de su iglesia. En la ocasión, Felipe colocó su mejor ropa y fue al encuentro religioso como travesti. Sin embargo, esa fue la última vez que se vio como mujer.

"Yo fui liberado para honra y gloria del Señor. Todas las máscaras aquel día salieron de mis ojos. Cuando abrí mis ojos delante de Dios, no reconocía más mi cuerpo. Yo miraba a esos senos y decía: 'Dios, no soy yo', dijo Felipe en uno de los cultos promovidos por el Movimiento Christeen.

Después de ser profundamente tocado por Dios, Felipe sintió la necesidad de vestirse como hombre. Sus fotos y un vídeo que registra al muchacho cortando los cabellos fueron compartidos por miles de personas en las redes sociales.

Hoy, Felipe afirma que Dios no cambia los propósitos en nuestras vidas, pero los trayectos pueden ser alterados a causa de nuestras decisiones.


"¿Me permitió que me traicionara, que yo fuera abusado por mi hermano? Permitió. Nada sucede sin el permiso de Dios, pero es por nuestras elecciones", dijo, "decidí convertir mi cuerpo, decidí ser un travesti, decidí dar la espalda a Dios. Pero él no volvió la espalda hacia mí."

La historia de Felipe alcanzó los ambientes más inusitados. "Dios me llevó en los mismos lugares donde yo servía satanás, para decir que Él es el rey de mi vida. He sido buscado por varios programas de televisión para contar mi testimonio. No es para mi gloria, pero es porque Dios me dijo que iría a través de mi vida a las naciones", dijo el joven, que tuvo su historia repercutida internacionalmente.

"Dios restituyó a mi familia y renovó mi guardarropa. Me quemé una maleta de ropa femenina y Dios me dio mucho más que una maleta. Hoy disfruto de lo mejor de Dios", cuenta.

Felipe anima a los cristianos a tener la convicción del poder transformador del Evangelio. "Vuelve a creer que los homosexuales volverán a los caminos del Señor, porque yo estoy aquí para decir que es posible".  Fuente: Guiame

Compartir